¿Por qué alioli y no allioli? La elle es igual en catalán y en castellano…

El término allioli es un vocablo catalán que significa ‘composición hecha de ajos machacados y aceite’. Voy a utilizarlo en este artículo como ejemplo principal para exponer un tema lingüístico muy interesante y que hay que conocer.

Esta palabra se ha llevado al castellano incluso existiendo otros términos como ajiaceite, ajoaceite o ajaceite; desafortunadamente, se ha adaptado en la grafía vulgar alioli (con ele en el lugar de la original elle), la cual es totalmente inadecuada, y a continuación explico por qué.

En la lengua catalana, como en la castellana o española, existe la elle (ll), que es un dígrafo compuesto por dos eles y que tiene una fonética concreta y particular, pero que en castellano se le ha ido otorgando vulgarmente y a lo largo de los siglos la misma pronunciación que la letra ye (y). Este fenómeno se conoce como yeísmo (y es otro gran tema). Sin embargo, en catalán sigue conservando mayormente su sonido, aunque también es cierto que muchas veces se simplifica a la misma pronunciación de la i. Sin embargo, la mayoría de palabras siguen escribiéndose con la elle correspondiente.

Atendiendo a estas explicaciones, no hay razón para modificar o adaptar una palabra cuya forma o pronunciación no son innaturales al idioma de destino, porque la pronunciación de allioli en catalán es la misma que su pronunciación en castellano, tanto si decimos [allióli] como [ayióli]. Por ello, no hay necesidad alguna de cambiar nada; de hecho, es una de esas palabras «extranjeras» que pueden —y deben— escribirse directamente sin cursiva ni entrecomilladas porque no hay nada extraño en ellas para la lengua española, y por consiguiente no necesitan ningún tratamiendo especial ni, en última instancia, adaptación alguna. En todo caso podría adaptarse como ayioli (en caso de ser realmente tan difícil pronunciar la elle), de fonética más cercana a la pronunciación real que la de alioli, aunque como hemos visto tampoco hay criterio para la existencia de tal grafía, ni sería adecuada.

Así pues, tanto en catalán como en castellano debería escribirse allioli y pronunciarse con la elle y no gratuitamente con ele. Pero lamentablemente esto no sucede así en muchas ocasiones, y algo muy similar ocurre con muchas otras palabras de origen catalán con elle pronunciadas por algunos hispanohablantes.

Quizá esos hablantes, en su desconocimiento, suponen que la elle catalana es como la inglesa o las de otras lenguas y se reduce también al sonido de la ele (l). Todavía no he sido capaz de descubrir por qué hay personas que creen esto, pero de todas formas debemos ir dándonos cuenta de cómo son las cosas en realidad. No hay razón alguna para suponer, sin analizar ni por un segundo el asunto, que la elle catalana es diferente a la castellana, sobre todo cuando ambas lenguas son tan parecidas (comparten origen y mucho más, porque de hecho llevan muchos siglos conviviendo estrechamente).

Por todo lo explicado anteriormente, se desaconseja emplear la incoherente y arbitraria forma *alioli en lugar de allioli, forma mucho más acorde con la pronunciación original y las características de nuestra lengua.

Véase también
Formas correctas e incorrectas
Fonética (básico)

Por qué palabras como infrarrojo se escriben con erre doble

Sabemos que cuando una palabra comienza por erre, no se escribe doble aunque el sonido sea siempre /rr/ y no /r/, como en rodilla, que se pronuncia [rrodílla] (como en burro [búrro]) y no [rodílla] (como en toro [tóro]).

¿Por qué palabras como infrarrojo se escriben con erre doble? Es muy sencillo, en realidad.

Esta regla de escribir únicamente una erre para el sonido /rr/ se aplica en todos los casos en los que la erre se encuentre al comienzo de la palabra. Pero no en el resto de situaciones, donde la regla ya no tiene razón de ser.

Por ejemplo, cuando a las palabras que comienzan por erre se les aplica un prefijo o elemento compositivo (y se convierten así en palabras compuestas), como contrarreloj, irracional, matarratas

En estos casos la erre, y el sonido /rr/ que representa, se encuentra entre otras letras y sonidos, por lo que debe escribirse siempre erre doble para mantener el sonido /rr/; de lo contrario, se pronunciaría /r/.

Por ejemplo, agreguemos el prefijo infra– al vocablo rojo para crear una palabra nueva:

infra- + rojo = infrarrojo [infrarrójo]

No es correcto escribir *infrarojo sencillamente porque se pronunciaría [infrarójo] (con sonido /r/ como en viral [birál]), lo cual no existe.

contra- + reloj = contrarreloj

i- + racional = irracional

mata- + ratas = matarratas

Lo mismo ocurre, evidentemente, cuando un prefijo o elemento compositivo acabado en –r se une al vocablo que comienza por r-:

super- + rápido = superrápido

Véase también
Prefijos (simple)
Prefijos: normas y excepciones
La letra erre en el Diccionario panhispánico de dudas en línea

Pronunciación y adaptación del dígrafo italiano zz

Ante todo debe tenerse muy claro que ninguna palabra que contenga el dígrafo zz es natural de la lengua española, en ningún caso.

Este dígrafo es propio del italiano y representa dos sonidos diferentes, que para más simplicidad y servicio de mi buen lector no distinguiré en este artículo.

Este dígrafo extranjero produce mucha confusión en los hispanohablantes por diversas razones, siendo la principal que ni los académicos de la Asociación de Academias de la Lengua Española no se ponen de acuerdo o, al menos, no ofrecen respuestas definitivas y coherentes.

Y realmente el tema no es tan difícil.

Como norma general (y como comento, para simplificar), este dígrafo se pronuncia como una te seguida por una ese, /ts/.

Ejemplos de palabras habituales con zz y su pronunciación original aproximada:

pizza – [pítsa]

jacuzzi – [yakútsi]

attrezzo (nunca *atrezzo) – [atrétso]

mozzarella – [motsaréla]

mezzosoprano – [metsosopráno]

paparazzi (plural de paparazzo) – [paparátsi]

A pesar de que se han intentado hacer algunas adaptaciones más propias del idioma español, lo cierto es que no se ha conseguido ninguna que sea suficientemente coherente y adecuada, por lo que para el mismo sonido en diversas palabras nos encontramos demasiado a menudo con pronunciaciones diferentes.

A continuación expongo las tres posibilidades de simplificación y adaptación que podemos encontrar hasta ahora:

• Adaptarlo como ese, por lo que sería pisa [písa].

• Adaptarlo como zeta, por lo que sería piza [píza]. Los usuarios que sesean dirían igualmente [písa].

• Adaptarlo como che, por lo que sería picha [pícha]…

• Adaptarlo como ts, por lo que sería pitsa [pítsa]. Es la adaptación que conserva una pronunciación más cercana a la original.

Lo peor no es que haya tantas posibilidades, sino que al no haber acuerdo oficial en la manera más adecuada de adaptarlo podemos ver que el dígrafo zz se traduce o se pronuncia dependiendo de la palabra y el usuario, habitualmente sin ningún tipo de coherencia ni disertación, por lo que encontramos que pizza, que mayormente se pronuncia originalmente como pitsa, a veces se dice como piza, y otras incluso como picha (sin comentarios…), mientras que jacuzzi suele pronunciarse yacusi incluso por los hablantes que no sesean, algo totalmente carente de lógica alguna cuando los mismos usuarios pronuncian otras palabras con zz de otras maneras…

La expresión pizza es una palabra extranjera (por zz) y por consiguiente debe escribirse en cursiva, y cuando no sea posible entre comillas (« »). Pero *pizzería no es ni extranjerismo ni adaptación, sino una mezcla sinsentido que hay que evitar a toda costa. ¿Pero entonces cómo escribimos y pronunciamos el nombre del establecimiento donde se venden pizzas? Yo voto por pitsería, que es la adaptación que mantiene en mayor medida la pronunciación original (es lo más parecido que podemos conseguir con nuestro alfabeto y fonética, en cualquier caso…). Lo malo es que la lengua española y muchos de sus usuarios no gustan de varias consonantes juntas, por lo que es posible que al final demasiados hablantes acabaran simplificando el sonido a una simple ese, o a una che (ya se hace a veces, por ejemplo con paparazzi, que por cierto es plural)… Aunque quizá no, o al menos no en gran medida, porque ya tenemos muchas palabras con varias consonantes seguidas y no parece haber mayor problema, especialmente en aquellos casos que no son difíciles de pronunciar ni siquiera para los usuarios menos favorecidos, como creo que sería el caso del sencillo y cómodo grupo ts.

Así pues, opino que debería ser:

pitsa – [pítsa]

yacutsi – [yakútsi]

atretso – [atrétso]

motsarela – [motsaréla]

metsosoprano – [metsosopráno]

paparatsos o paparatsis (plural de paparatso o paparatsi) – [paparátsos, paparátsis] (ver mi otro artículo)

Como estas adaptaciones todavía no se ven ni se oyen por ningún lado (no entiendo por qué no se han propuesto o considerado antes…) y quizá nunca lo hagamos si no le dedicamos un poco de razonamiento al asunto, lo mejor por el momento es, como siempre, usar la lógica y ser coherentes. Por lo que debemos pronunciar este dígrafo como ts en todas las palabras, o la adaptación que cada uno elija. Pero lo más importante es que seamos consecuentes y pronunciemos este dígrafo siempre de la misma manera independientemente de la palabra. Y si empezamos cuanto antes a adaptar y pronunciar como es debido las palabras extranjeras que usamos a menudo, mejor que mejor.

Véase también
Attrezzo, atrezo o utilería, no *atrezzo
¿Plural en la adaptación de palabras italianas?

El billion inglés no es el mismo que billón

El sustantivo inglés billion significa ‘mil millones’ (1 000 000 000, un uno y nueve ceros), o ‘millardo’. En español y en su forma etimológica del francés original, un billón es un millón de millones:

billion (inglés) = 1 000 000 000 = mil millones = millardo

billón = 1 000 000 000 000 = un millón de millones

Diccionario de la lengua española:

billón.

(Del fr. billion, de bi- ‘bi-’ y la t. de million ‘millón’).

1. m. Mat. Un millón de millones, que se expresa por la unidad seguida de doce ceros.

Diccionario panhispánico de dudas:

billón. Voz procedente del francés billion, ‘un millón de millones’. Es inaceptable su empleo en español con el sentido de ‘mil millones’, que es el que tiene la palabra billion en el inglés americano. Para este último sentido, debe emplearse la voz millardo, procedente también del francés, o la equivalencia española mil millones.

Tiene sentido si pensamos que el prefijo bi- significa ‘doble’ o ‘dos’, así que billón es literalmente ‘un millón de millones’.

Por consiguiente, la traducción de billion al español no es billón, porque billón significa ‘un millón de millones’ (1 000 000 000 000, un uno y doce ceros).

Hay bastante confusión al respecto por diversas razones, algo más comprensible entre gente común, pero todo traductor profesional debería conocer este hecho, que no es tan complejo en absoluto y solo requiere prestar un poco de atención para evitar este tipo de errores.

Aun así, alguna vez puede observarse este equívoco incluso en obras de difusión pública.

Por poner un ejemplo flagrante, en un documental que vi no hace mucho aparecía un texto similar al siguiente:

The virus infected one billion people.

A lo que el narrador comentaba para los espectadores de habla hispana:

El virus infectó a un billón de personas.

Si tenemos en cuenta que actualmente somos ya más de siete mil millones (7 000 000 000) de personas en el mundo y que este es el máximo histórico, ¿cómo pudo un virus infectar a un billón (1 000 000 000 000) de personas hace varios siglos? ¡No podría conseguirlo ni en varios milenios de infección continua!

En resumen: la traducción al español de la expresión en inglés billion es mil millones o millardo, no billón.

No tengo ni idea de por qué los estadounidenses (o los americanos en general) cambiaron el significado a esta palabra, ni cuándo. Pero teniendo en cuenta que viene del francés y significa en realidad ‘mil millones’, no debemos cometer el error de confundir estas expresiones, ya que además puede resultar muy peligroso.

Véase también
Falsos amigos (inglés)
Diccionario panhispánico de dudas

Última edición: 11 de diciembre de 2019.

El sustantivo espécimen es una palabra esdrújula

El sustantivo espécimen es una palabra esdrújula, aunque a veces pueda emplearse erróneamente como llana.

Esto es lo que dice el Diccionario panhispánico de dudas al respecto:

espécimen. ‘Muestra o ejemplar’. Es voz esdrújula. En plural, el acento prosódico cambia de lugar: especímenes (no *espécimenes). Por contagio del plural especímenes, en el que es tónica la i, se usa con frecuencia en singular la forma llana especimen [espesímen, espezímen], no admitida en la norma culta.

Véase también
Acentuación
Formas correctas e incorrectas

En inglés zombie, zombi en español

Usar extranjerismos sin plantearte si son realmente necesarios te convierte en un zombi.

Los zombis se han hecho un hueco prominente en la cultura popular estas últimas décadas. Vemos muchas versiones de ellos en obras de ficción como películas, videojuegos, cómics, series de televisión, novelas, etcétera.

Dejando aparte el debate de si son realmente zombis en su sentido original o más bien necrófagos, caníbales o cualquier otro nombre, o si están vivos o muertos realmente, o si deberían correr o andar lentamente, o incluso comer solo cerebros o carne en general, o hasta si pueden ser detenidos destruyendo su cerebro, quemándolos o cualquier otra faena carnicera, lo que es innegable es que lamentablemente se escribe de manera inadecuada a menudo en español por copia del inglés, a pesar de la sencillez del asunto.

Zombie es una palabra inglesa que a su vez tiene su origen en alguna lengua africana. En español debe escribirse siempre zombi, plural zombis, nunca zombie ni zombies, pues como es evidente y comprensible, únicamente eliminando esa e inútil, muda e impropia de la lengua española, obtenemos una perfecta adaptación.

Así pues, cuando se está escribiendo en español, no tiene sentido emplear la forma extranjera inglesa, y no es adecuado, ni coherente, ni conveniente.

Artículo en el Diccionario panhispánico de dudas:

Véase también
Extranjerismos
Extranjerismos: lista de equivalentes en español.