Tilde en este, ese, aquel… y solo

La palabra solo, tanto cuando es adverbio y equivale a solamente como cuando es adjetivo, así como los demostrativos este, ese y aquel, con sus femeninos y plurales, funcionen como pronombres o como determinantes, no deben llevar tilde según las reglas generales de acentuación, bien por tratarse de palabras llanas terminadas en vocal o en –s, bien, en el caso de aquel, por ser aguda y acabar en consonante distinta de n o s.

Aun así, las reglas ortográficas anteriores prescribían el uso de tilde diacrítica en el adverbio solo y los pronombres demostrativos para distinguirlos, respectivamente, del adjetivo solo y de los determinantes demostrativos, cuando en un mismo enunciado eran posibles ambas interpretaciones y podían producirse casos de ambigüedad.

Sin embargo, ese empleo tradicional de la tilde en el adverbio solo y los pronombres demostrativos no cumple el requisito fundamental que justifica el uso de la tilde diacrítica, que es el de oponer palabras tónicas o acentuadas a palabras átonas o inacentuadas formalmente idénticas, ya que tanto solo como los demostrativos son siempre palabras tónicas en cualquiera de sus funciones. Por eso, a partir de ahora se podrá prescindir de la tilde en estas formas incluso en casos de ambigüedad. La recomendación general es, pues, no tildar nunca estas palabras.

Las posibles ambigüedades pueden resolverse casi siempre por el propio contexto comunicativo (lingüístico o extralingüístico), en función del cual solo suele ser admisible una de las dos opciones interpretativas. Los casos reales en los que se produce una ambigüedad que el contexto comunicativo no es capaz de despejar son raros y rebuscados, y siempre pueden evitarse por otros medios, como el empleo de sinónimos (solamente o únicamente, en el caso del adverbio solo), una puntuación adecuada, la inclusión de algún elemento que impida el doble sentido o un cambio en el orden de palabras que fuerce una única interpretación.

Véase también
Acentuación
Preguntas frecuentes, Real Academia Española

Tilde en que, como, cual, donde

Este tema es muy sencillo, pero suele presentar dudas y confusión en algunos casos, y por consiguiente puede producir errores.

Las palabras qué, cuál/es, quién/es, cómo, cuán, cuánto/a/os/as, cuándo, dónde y adónde son tónicas y se escriben con tilde diacrítica cuando tienen sentido interrogativo o exclamativo. Estas palabras, por sí solas o precedidas de alguna preposición, introducen oraciones interrogativas o exclamativas directas. También introducen oraciones interrogativas o exclamativas indirectas, integradas en otros enunciados. Además, pueden funcionar como sustantivos. Sin embargo, cuando estas mismas palabras funcionan como adverbios o pronombres relativos o, en el caso de algunas de ellas, también como conjunciones, son átonas (salvo el relativo cual, que es tónico cuando va precedido de artículo) y se escriben sin tilde.

Aunque los relativos, presenten o no antecedente expreso, son normalmente átonos y se escriben sin tilde, hay casos en que pueden pronunciarse tanto con acento prosódico como sin él. Esta doble posibilidad se da cuando los relativos introducen subordinadas relativas sin antecedente expreso, siempre que el antecedente implícito sea indefinido y tenga carácter inespecífico (una persona, alguien, algo, algún lugar, nadie, nada, etcétera). Esto ocurre cuando la oración de relativo sin antecedente depende de verbos como haber, tener, buscar, encontrar, necesitar, etcétera, que admiten complementos indefinidos de carácter inespecífico. En estos casos es aceptable escribir el relativo tanto con tilde, reflejando la pronunciación tónica, como sin ella, representando la pronunciación átona.

Lo que se explica en el párrafo anterior puede ser lo más complicado de comprender y llevar a la práctica, pero las dudas pueden desaparecen por completo si se comprende todo lo anterior y se practica suficiente lectura y escritura esmerada.

Resumiendo: si son palabras interrogativas o exclamativas, ya sean directas o indirectas, generalmente se tildan; si no, ¡pues no! Sin embargo, ello no significa, evidentemente, que allá donde haya un signo de interrogación o exclamación deba haber en todos los casos una palabra tildada… Para mayor claridad expongo a continuación algunos ejemplos:

¿Qué tal, cómo te va todo?
¡Que no te engañen!
¿Cómo funciona el cuerpo humano?
¿Cuál es el planeta más grande del universo?
¿Quién ha ganado el concurso?
¡Quien tenga el boleto premiado que levante la mano!
¿Dónde está el libro que dejé encima de la mesa?
¿Qué tengo que cantar?
¿Que tengo que cantar?

El énfasis o acento prosódico que le damos a esas palabras puede ayudar a decidir intuitivamente si deben escribirse con tilde o no, pero hemos de recordar que no es un sistema fiable porque no es infalible, sobre todo en algunos casos concretos que pueden ser engañosos o más complejos de lo habitual.

Véase también
Acentuación
Preguntas frecuentes, Real Academia Española

Última edición: 14 de agosto de 2013.

vídeo/video

El tema de este artículo es la acentuación del término vídeo o video, tanto gráfica como prosódica. En primer lugar, veamos qué dice el Diccionario de la lengua española (DRAE) sobre el vocablo:

vídeo.
(Del ingl. video, y este del lat. vidĕo, yo veo).
1. m. Sistema de grabación y reproducción de imágenes, acompañadas o no de sonidos, mediante cinta magnética.

2. m. Grabación hecha en vídeo.

3. m. Aparato que graba y reproduce mediante cintas magnéticas imágenes y sonidos procedentes de la televisión o de otro aparato de vídeo.

En toda España —y parece ser que también en unas pocas regiones de Hispanoamérica—, esa palabra se considera esdrújula, por lo que se pronuncia [bídeo] y se escribe con tilde, vídeo. Sin embargo, en prácticamente todas las regiones de Hispanoamérica se la trata como llana, por lo que la pronuncian [bidéo] y no la tildan. En el Diccionario panhispánico de dudas (DPD) se dice lo siguiente:

«Procedente del inglés video, se ha adaptado al español con dos acentuaciones, ambas válidas: la forma esdrújula vídeo [bídeo], que conserva la acentuación etimológica, es la única usada en España; en América, en cambio, se usa mayoritariamente la forma llana video [bidéo]. Cuando esta voz se emplea como elemento prefijo en la formación de compuestos, es átona y, por tanto, debe escribirse sin tilde: videoconferencia, videoclub, videojuego».

En el proceso de adaptación de un término extranjero a otra lengua, un vocablo puede sufrir cambios de grafemas (letras), de acentuación (gráfica o prosódica, o ambas) o incluso resultar en la posibilidad de dos opciones, ya sean de género (en inglés, las palabras no tienen) o de acentuación. Actualmente existen varios casos de ambigüedad de género o de acentuación en el español, sobre todo entre regiones, más o menos válidas o aceptables; en el caso concreto de video, en inglés —su origen más inmediato— suele pronunciarse como esdrújula (los anglohablantes no tienen normas claras de acentuación prosódica, ni siquiera usan tildes, pero atribuyen el énfasis por imitación o tradición, que suele ser la acentuación etimológica), y en latín (vidĕo) se pronunciaba, al parecer (no sé mucho latín), también como esdrújula. La pregunta es: ¿de dónde surgió la forma llana?

En cualquier caso, lo más importante es que los que la emplean como esdrújula escriban tilde en la i siempre que no se haya convertido en prefijo (caso en el que debe, además, escribirse unida, sin espacio ni guion), ya que el hecho de que haya dos acentuaciones admitidas no es excusa, criterio ni razón para no escribir la tilde cuando se pronuncia como esdrújula. Lamentablemente, en el artículo sobre vídeo/video del DPD no se menciona, pero en otros casos de acentuación doble sí —aparte de en otros textos normativos más generales—, como es el caso de período/periodo:

«[…] La preferencia de una u otra en la escritura debe adecuarse a la pronunciación: quien diga [período] debe escribir período, y quien diga [periódo] debe escribir periodo».

Esa norma se aplica y debe cumplirse en todos los casos de acentuación doble —si ambas formas están aceptadas—; es de sentido común.

Sin embargo, el caso de vídeo es mucho más inequívoco y claro. A diferencia de periodo/período, que los hablantes suelen usar indistintamente (quizá teniendo en cuenta únicamente el significado de la palabra en cada caso), los hablantes que dicen vídeo lo hacen siempre así, como esdrújula, y por consiguiente deben siempre escribir la palabra con tilde; y lo mismo ocurre con la opción contraria.

Véase también
Acentuación

Última edición: 16 de noviembre de 2014.

Vocabulario: confusiones frecuentes

oír, escuchar

oír.
(Del lat. audīre).
1. Percibir con el oído los sonidos.

escuchar.
(Del lat. vulg. ascultāre, lat. auscultāre).
1. Prestar atención a lo que se oye.
3. Aplicar el oído para oír algo.

Como es evidente, oír (acción pasiva y activa) tiene un significado más amplio que escuchar (únicamente acción activa). Para más datos, recomiendo leer un artículo en el que explico más extensa y detalladamente este tema.

emblema, logotipo

emblema.
(Del lat. emblēma, y este del gr. ἔμβλημα, adorno superpuesto).
1. Jeroglífico, símbolo o empresa en que se representa alguna figura, al pie de la cual se escribe algún verso o lema que declara el concepto o moralidad que encierra.
2. Cosa que es representación simbólica de otra.

logotipo.
(Del gr. λόγος, palabra, y tipo).
1. Distintivo formado por letras, abreviaturas, etc., peculiar de una empresa, conmemoración, marca o producto.

Como puede comprobarse, un logotipo —que literal y etimológicamente significa ‘palabra simbólica’— está formado únicamente por letras, mientras que un emblema tiene dibujos, formas, símbolos y quizá también letras. También pueden usarse en el lugar de emblema los términos siguientes, más congruentes que logotipo: símbolo, insignia, escudo (de armas)

abreviatura, abreviación

abreviatura.
(Del lat. abbreviatūra).
1. Tipo de abreviación que consiste en la representación gráfica reducida de una palabra mediante la supresión de letras finales o centrales, y que suele cerrarse con punto.

abreviación.
1. Acción y efecto de abreviar.
2. Procedimiento de reducción de una palabra mediante la supresión de determinadas letras o sílabas; p. ej., los acrónimos, los acortamientos, las abreviaturas y las siglas.

Está clarísimo: la abreviatura es un tipo concreto de abreviación, y la abreviación engloba todos los procedimientos de reducción de elementos. En uno de mis artículos explico el tema de la abreviación.

saga, serie

saga.
(Del alemán Sage).
1. Cada una de las leyendas poéticas contenidas en su mayor parte en las dos colecciones de primitivas tradiciones heroicas y mitológicas de la antigua Escandinavia.
2. Relato novelesco que abarca las vicisitudes de dos o más generaciones de una familia.

serie.
(Del lat. serĭes).
1. Conjunto de cosas que se suceden unas a otras y que están relacionadas entre sí.

El término saga no tiene, etimológicamente, relación con serie (cinematográfica, de televisión, de videojuegos). Al haber ya una palabra para un mismo significado, es innecesario otorgárselo a otra que no lo tiene naturalmente y habilitarla como sinónimo inadecuado.

libido, lívido

libido.
(Del lat. libīdo).
Deseo sexual, considerado por algunos autores como impulso y raíz de las más varias manifestaciones de la actividad psíquica.

lívido, da.
(Del lat. livĭdus).
1. amoratado.
2. Intensamente pálido.

No es correcta la forma esdrújula *líbido, debida al influjo del adjetivo lívido (‘amoratado’ o ‘pálido’), con el que no debe confundirse.

publicar, lanzar

publicar.
(Del lat. publicāre).
1. Hacer notorio o patente, por televisión, radio, periódicos o por otros medios, algo que se quiere hacer llegar a noticia de todos.
2. Hacer patente y manifiesto al público algo.
5. Difundir por medio de la imprenta o de otro procedimiento cualquiera un escrito, una estampa, etc.

lanzar.
(Del lat. lanceāre).
3. Promover la rápida difusión de algo nuevo.

Como puede verse, cualquier obra (libros, canciones, películas, videojuegos, etc.) puede publicarse, pero únicamente las que gozan de una buena campaña publicitaria se lanzan. Así pues, la probabilidad de aparición de publicar debería ser mucho mayor que la de lanzar, y no al contrario, como suele ocurrir. El abuso de lanzar podría deberse a que se usa como calco de los términos ingleses launch y release.

xenofobia, racismo

xenofobia.
(De xeno– y fobia).
1. Odio, repugnancia u hostilidad hacia los extranjeros.

racismo.
1. Exacerbación del sentido racial de un grupo étnico, especialmente cuando convive con otro u otros.
2. Doctrina antropológica o política basada en este sentimiento y que en ocasiones ha motivado la persecución de un grupo étnico considerado como inferior.

chino, asiático

chino, na.
1. Natural de China.
2. Perteneciente o relativo a este país de Asia.
3. Idioma de los chinos.

asiático.
1. Natural de Asia.
2. Perteneciente o relativo a esta parte del mundo.

Como es evidente, no todos los asiáticos son chinos, pero la mayoría de chinos son asiáticos.

ironía, sarcasmo

ironía.
1. Burla fina y disimulada.
2. Tono burlón con que se dice.
3. Figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice.

sarcasmo.
1. Burla sangrienta, ironía mordaz y cruel con que se ofende o maltrata a alguien o algo.
2. Figura que consiste en emplear esta especie de ironía o burla.

El quid de la cuestión está en que a veces se dice erróneamente sarcasmo al hecho de dar a entender lo contrario de lo que se dice, lo que corresponde en realidad a la ironía.

ronco, afónico

ronco, ca.
(Por *roco, del lat. raucus, infl. por roncar).
1. Que tiene o padece ronquera.
2. Dicho de la voz o de un sonido: Áspero y bronco.

ronquera.
1. Afección de la laringe, que cambia el timbre de la voz haciéndolo bronco y poco sonoro.

afónico, ca.
(De afonía).
1. Falto de voz o de sonido.

Cuando enfermamos y nos afecta a la garganta, solemos tener una voz ronca, con poca calidad, claridad y proyección; únicamente en los casos más graves o por enfermedades concretas se padece afonía, que es la imposibilidad de producir sonidos inteligibles con las cuerdas vocales. ¡Cuida tu voz y tu vocabulario!

diminutivo, acortamiento, apócope

diminutivo.
(Del lat. diminutīvus).
1. Que tiene cualidad de disminuir o reducir a menos algo.
2. Dicho de un sufijo: Que denota disminución de tamaño en el objeto designado, p. ej., en piedrecilla, o que lo presenta con intención emotiva o apelativa. Se usa también con adjetivos y adverbios con significación intensiva.

acortamiento.
3. Reducción de la parte final o inicial de una palabra para crear otra nueva; p. ej., cine, bici, bus y fago por cinematógrafo, bicicleta, autobús y bacteriófago, respectivamente.

apócope.
(Del lat. apocŏpe, y este del gr. ἀποκοπή, de ἀποκόπτειν, cortar).
1. Supresión de algún sonido al fin de un vocablo.

Las formas reducidas o abreviadas de palabras o expresiones se llaman concretamente acortamientos (por ejemplo, tele por televisor/televisión), no diminutivos (por ejemplo, pequeñito por pequeño) ni apócopes (por ejemplo, primer por primero).

canelón, canalón

canelón.
(Del it. cannellone).
1. Pasta alimenticia de harina en forma de lámina cuadrada con la que se envuelve un relleno.

canalón.
(Del aum. de canal).
1. Conducto que recibe y vierte el agua de los tejados.

Como puede comprobarse fácilmente, los canelones se comen, mientras que los canalones son objetos.

antiviral/antivírico, antivirus

antivírico.
1. adj. Dicho de un medicamento, de una sustancia, de un procedimiento, etc.: Que se utilizan para combatir los virus.

antivirus.
1. adj. Inform. Dicho de un programa: Que detecta la presencia de virus y puede neutralizar sus efectos.

Así pues, un antivirus es un tipo de programa que combate malware, como los virus informáticos, mientras que un antivírico o antiviral es un medicamento para combatir los virus biológicos.

especia, especie

especia.
(Del lat. specĭes).
1. f. Sustancia vegetal aromática que sirve de condimento; p. ej., el clavo, la pimienta, el azafrán, etc.
2. f. pl. Postres que se servían antiguamente para beber vino.

especie.
(Del lat. specĭes).
1. f. Conjunto de cosas semejantes entre sí por tener uno o varios caracteres comunes.
2. f. Imagen o idea de un objeto, que se representa en el alma.
6. f. Bot. y Zool. Cada uno de los grupos en que se dividen los géneros y que se componen de individuos que, además de los caracteres genéricos, tienen en común otros caracteres por los cuales se asemejan entre sí y se distinguen de los de las demás especies. La especie se subdivide a veces en variedades o razas.

Aunque según el Diccionario ambos términos proceden de la misma palabra latina, en el español actual hay relevantes diferencias y matices entre ambas. No es correcto referirse a las especias como especies.

Última edición: 5 de noviembre de 2014.

aun/aún

El adverbio aun o aún tiene significados y usos totalmente diferentes según el contexto, lo que se representa mediante tilde diacrítica; por consiguiente, además de tener diferentes significados, una forma es tónica y la otra átona. Por ello no deben confundirse ambas formas, algo que ocurre con demasiada frecuencia; por diversas razones, se usa la forma tildada cuando es incoherente hacerlo, o también al contrario cuando se prescine arbitrariamente de la tilde.

Primero unos ejemplos, que pueden ayudar mucho:

Los gatos pueden vernos aun en la oscuridad. = Los gatos pueden vernos incluso/hasta en la oscuridad.

Los gatos pueden vernos aún en la oscuridad. = Los gatos pueden vernos todavía (temporalidad) en la oscuridad (porque seguimos estando en ella y siguen mirándonos).

Dicen que va a llover; aun así, he decidido ir. = Aunque va a llover, he decidido ir igualmente; Iré incluso lloviendo.

¿La obra está aún así? Aun así, creía que estaría menos avanzada. = ¿La obra está todavía (temporalidad) así de atrasada? Incluso así, creía que estaría menos avanzada.

No se sabe si el archivo es seguro. ¿Aun así deseas descargarlo? = Incluso sin saber si el archivo es seguro ¿quieres descargarlo?

No se sabe si el archivo es seguro. ¿Aún deseas descargarlo? = Querías descargar el archivo, pero ahora sabes que podría no ser seguro; ¿todavía (temporalidad) sigues queriendo descargarlo?

Con tilde, aún significa ‘todavía’ (temporalidad o ponderación), y aun, sin tilde, significa ‘aunque’, ‘incluso’, ‘hasta’, ‘ni siquiera’

Así, como puede observarse, la expresión aún así, por ejemplo, es de uso prácticamente nulo por su rebuscado y escaso significado, por lo que podemos garantizar que prácticamente todas sus apariciones son erróneas, por lo que lo correcto suele ser aun así.

Emplear debidamente cualquiera de las secuencias o expresiones que he mencionado anteriormente es tan simple como saber discernir entre todavía (indica únicamente temporalidad o ponderación) y aun (aunque, incluso, hasta, ni siquiera).

Véase también
Diccionario de la lengua española (DRAE), aun
Diccionario panhispánico de dudas (DPD), la tilde (punto 3.2.4. aún/aun)

Última edición: 11 de noviembre de 2014.

Tilde (acento) en los adverbios acabados en –mente

Cuando uno va a escribir adverbios acabados en –mente se da cuenta de que son vocablos peculiares porque pueden producir dudas sobre su acentuación prosódica y gráfica.

Pues bien; como este tipo de palabras poseen dos sílabas tónicas, la norma establece que solo se tildan si la palabra original también se tilda: profundo, profundamente; pero común, comúnmente, etc.

Véase también
Acentuación

Última edición: 10 de octubre de 2015.