Consideraciones y escritura de símbolos como kB, MB, GB, kb, Mb, Gb

¿Nunca te has preguntado a qué se debe la diferencia al ver que las cifras que dicen los fabricantes de equipo digital y las que muestran la mayoría de programas —como los propios sistemas operativos— no son las mismas? Por ejemplo, si compras un disco duro de 500 GB (gigabytes) y lo conectas a tu equipo, ¡tu sistema operativo indica que solo tiene unos 465 GB!

En realidad la capacidad no es menor de lo prometido; lo que ocurre es que tanto empresas de hardware como autores de software tienen sus costumbres e ideas y ninguno de ellos parece informarse mejor, rectificar y mejorar su manera de hacer las cosas. Pero ¿quién tiene razón, o quién está menos equivocado?

Prefijos decimales y binarios

El mayor problema de este tema de los símbolos informáticos como kb, kB, Mb, MB, Gb, GB, kb/s, Mb/s, KiB, MiB, GiB… es que la mayoría de personas, muchos informáticos profesionales incluidos, no conocen de manera suficiente las unidades de medida de datos digitales, o los símbolos en general, y muy poco hace falta entonces para que se cree una caótica confusión de expresiones que está durando ya más de tres décadas.

k = kilo- = 1 000
M = mega- = 1 000 000
G = giga- = 1 000 000 000

Resulta que para los datos técnicos de hardware suele emplearse el sistema decimal, y no el binario, y por tanto se usan estos prefijos decimales; mientras que la mayoría de programas, que usan el sistema binario, también usan estos prefijos y los tratan como si fueran binarios, cuando en realidad no lo son. Es decir, los prefijos kilo-, mega-, giga-, tera-… son decimales.

En principio puede llegar a creerse (en ámbitos puramente informáticos) que 1 GB son 1 024 MB (megabytes) y no 1 000; o 1 MB son 1 024 kB (kilobytes) y no 1 000… Pero la realidad es que 1 GB son exactamente 1 000 MB, y 1 MB son 1 000 kB, según los auténticos significados de estos prefijos.

k = kilo- = 1 000

Hace ya unas décadas se acostumbraba a expresar la capacidad de cualquier dispositivo informático en K, y más recientemente en KB (ambos supuestamente simbolizando kilobyte), como símbolos adaptados a las nuevas tecnologías que empezaban ya a popularizarse. El problema es que K (mayúscula) en realidad significa ‘kelvin’, y no kilo-, que es siempre k (minúscula), y ni K ni KB están oficialmente aceptados por ninguna organización o convención como sinónimos de kilobyte. La única manera estándar de escribir kilobyte en forma de símbolo es kB; a pesar de todo esto, todavía hoy muchas personas confunden la K y la k y los símbolos pierden efectividad y significado al ser intercambiados constantemente.

Es por eso que la International Electrotechnical Commission intentó acabar allá por 1998 con la enorme confusión creando prefijos binarios:

kibi- = Ki
mebi- = Mi
gibi- = Gi
tebi- = Ti

Pero por lo visto, los kibibytes (KiB), los mebibytes (MiB), los gibibytes (GiB) y demás unidades binarias por alguna razón no han acabado de ser muy populares, lamentablemente. Así que actualmente los fabricantes de hardware suelen emplear prefijos decimales como decimales, y muchos creadores de software siguen utilizando, por alguna razón, prefijos decimales como binarios, perpetuando la consiguiente confusión entre el público.

¿Cuándo es k y cuándo K?

Según las normas y convenciones internacional y oficialmente aceptadas kilobyte se escribe con k minúscula porque es el símbolo del prefijo kilo-, por lo que debe escribirse kB, nunca *KB (que sería algo así como ¿kelvin byte?…). Ocurre lo mismo con kb (kilobit) y con todo el resto de usos del prefijo kilo-, como en km (kilómetro; no *Km), kHz (kilohercio; no *KHz), etcétera.

Hemos visto que k (kilo-) es un prefijo decimal que equivale a 1 000 unidades. Por ello, hay quienes quieren insisten en establecer K (mayúscula) como su versión binaria. Pero esto no sería en absoluto conveniente.

No se acepta K (mayúscula) como prefijo binario porque ya existen oficialmente los prefijos binarios, como se ha mencionado anteriormente desde 1998, para expresar cada cantidad con sus unidades concretas y correspondientes, que al tener más diferencias gráficas con los prefijos decimales evitarían mucho mejor cualquier mera confusión. La existencia de k y K hace muy frecuente la confusión entre ambos símbolos por su similitud gráfica, y si se aceptara K como prefijo binario la situación sería mucho más caótica si cabe. ¿Y qué pasaría con M (mega-), G (giga-)…? ¿Deberíamos tener dos formas muy parecidas también de cada uno, cambiando solo de mayúsculas a minúsculas, por ejemplo? Eso sería absurdo.

Por consiguiente, es mucho más recomendable usar los prefijos decimales como prefijos decimales, y los prefijos binarios ya asignados oficialmente como prefijos binarios.

Cabe destacar que k, al igual que el resto de símbolos que representan prefijos, no deben escribirse individualmente, sin otro elemento al que unirse: por ejemplo, 60 kg, no *60 k.

La diferencia entre b y B

Algo relativamente similar ocurre con los símbolos de bit (b) y byte (B), que lamentablemente se confunden e intercambian más de lo recomendable, con la consiguiente incertidumbre que puede llegar a generarse y los posibles errores que pueden cometerse. Esta confusión es mucho peor si cabe que todo lo comentado anteriormente, y a pesar de ser un tema mucho menos complejo, todavía no está libre de problemas. La diferencia entre ellos es bien clara: un byte son ocho bits.

b = bit
B = byte = 8 b

Habitualmente los bits se usan para expresar velocidad (por ejemplo, 100 Mb/s), mientras que los bytes se emplean para indicar capacidad de almacenamiento (por ejemplo, 500 GB).

Recordemos también que el por de, por ejemplo, megabit por segundo, se expresa con una barra (/), no con p, ya que este símbolo pertenece en realidad al prefijo pico– (0,000 000 000 001). Representar el por con p es por consiguiente incorrecto porque no es símbolo, pero tampoco abreviación, y recordemos igualmente que los símbolos solo pueden unirse con otros símbolos, y por tanto es incorrecto mezclar símbolos y otros elementos en la misma expresión.

En conclusión, opino que todos deberíamos acostumbrarnos a usar las formas binarias más a menudo, cuando sea adecuado. Pero lo más importante de todo es tener como mínimo el conocimiento necesario para no cometer errores. Eso sería lo más coherente y conveniente.

Saludos cibernéticos.

Véase también
Abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos: lista y consideraciones vitales
Abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos

Última edición: 15 de octubre de 2015.

Anuncios

Escritura de símbolos como kb/s, Mb/s, km/h

En ámbitos informáticos o digitales es frecuente ver expresiones como *kbps, *Mbps o *Gbps. Sin embargo, ese tipo de escritura no es correcta, y a continuación explico por qué.

Estas expresiones se escriben generalmente después de cifras, y están constituidas básicamente por símbolos; pero en estos casos mencionados concretamente no son símbolos realmente porque no están escritos de una forma regular, esto es, hay una mezcla de símbolos y otros elementos. Para que fueran símbolos correctos deberían escribirse kb/s, Mb/s, Gb/s

k = kilo- (prefijo)

K = kelvin

b = bit

B = byte

/ = por

s = segundo

min = minuto

h = hora

M = mega- (prefijo)

G = giga– (prefijo)

p = pico- (prefijo) = 0,000 000 000 001

kb/s = kilobit(s) por segundo

*kbps = ¿kilobit(s) picosegundo?

Mb/s = megabit(s) por segundo

*Mbps = ¿megabit(s) picosegundo?

Gb/s = gigabit(s) por segundo

*Gbps = ¿gigabit(s) picosegundo?

Como puede comprobarse, el símbolo p significa ‘pico’- (prefijo), no por, cuyo símbolo en realidad es una barra (/).

Esta confusión de / y p quizá sea debida, aparte de por desconocimiento y mal hábito, porque este tipo de expresiones surgen básicamente en Estados Unidos, donde por alguna razón todavía no se ha adoptado de manera general y oficial el Sistema Internacional de Unidades, por lo que muchas expresiones se escriben en unas formas tradicionales que distan de ser coherentes y universales o estándar.

Lo que hace incongruentes y por consiguiente incorrectas estas formas, pues, es que mezclan símbolos (k, b, s, M…) con un elemento que no es símbolo, p, porque, repito, p no simboliza por. Esta forma de usar p no es, por tanto, símbolo, pero tampoco es abreviatura, y tampoco sigla, así que su uso es arbitrario e innecesario, por lo que se convierte en una escritura incorrecta y su uso se desaconseja totalmente.

Nótese también que b no es lo mismo que B:

b = bit

B = byte = 8 b

Confundir bits y bytes es probablemente el peor error de todos, ya que la diferencia entre b y B es muy relevante, y esta importancia aumenta exponencialmente según las cifras van siendo mayores. Por ejemplo, no es lo mismo decir 800 Mb (megabites) que 800 MB (megabytes), ya que 800 Mb son en realidad 100 MB. Como he mostrado, un byte equivale a ocho bits, y de hecho en español puede decirse octeto en lugar de byte.

Por último —pero no menos importante— recordemos que al escribir símbolos no deben confundirse la k (minúscula) con la K (mayúscula), pues representan significados diferentes:

k = kilo- = 1 000

K = kelvin

Por consiguiente, debe escribirse kb/s, no *Kb/s; km/h, no *Km/h; kHz, no *KHz

Véase también
Abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos: lista y consideraciones vitales
Abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos
Consideraciones y escritura de símbolos como kB, MB, GB, kb, Mb, Gb…

Última edición: 15 de octubre de 2015.

Un par de cuestiones importantes sobre Tyrannosaurus rex

Tyrannosaurus rex, uno de los grandes dinosaurios carnívoros, extinto hace millones de años y popularizado por la novela Parque Jurásico (Jurassic Park) y sobre todo más tarde por la adaptación al cine de Steven Spielberg, sufre actualmente de un par de confusiones: una temporal y otra lingüística. La temporal se originó precisamente por esas obras que he mencionado, por deducción errónea de los lectores y espectadores fruto de su falta de conocimientos en el tema, y quizá porque el propio nombre de las obras llama de por sí a confusión sin más explicaciones; la lingüística solo afecta (que yo sepa) a la lengua española, y es resultado, más que de ignorancia, de no pensar lo suficiente.

Para la propia escritura de este artículo, primero voy a aclarar la parte lingüística. Tyrannosaurus rex es el nombre científico oficial de la especie de este dinosaurio. Es una mezcla de expresiones griegas y latinas (para más información sobre esto visita cualquier enciclopedia o libro especializado). El problema aparece cuando se intenta adaptar o traducir el nombre al español, que se hace a medias. Lamentablemente se dice muchas veces *tiranosaurio rex (sobre todo en documentales…), cuando esa expresión es inadecuada, pues traduce o adapta Tyrannosaurus, pero deja rex (latín) intacta. Es bien sencillo: o decimos Tyrannosaurus rex, o tiranosaurio rey o, simplemente, tiranosaurio. Así, pues, es bien evidente y creo que queda claro que *tiranosaurio rex es una expresión incorrecta e inadecuada, y por consiguiente se desaconseja totalmente su uso.

Ahora pasemos a la segunda cuestión, más vital incluso (los pobres tiranosaurios estarán, allá donde estén, indignados de ver cómo se los malinterpreta). A pesar del jurásico del título de la novela y la película, no todos los dinosaurios del parque estuvieron presentes en ese período. De hecho, Tyrannosaurus rex surgió a finales de la era siguiente, el Cretácico. Así pues, no vivió durante el Jurásico.

Abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos: lista y consideraciones vitales

En este artículo expongo una lista de abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos frecuentes con algunos ejemplos de formas incorrectas o no recomendadas que pueden verse en ocasiones, que complementa al artículo principal Abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos. El objetivo es poner a la disposición pública un recurso muy rápido y sencillo para evitar errores frecuentes en el uso de métodos de abreviación y símbolos, que lamentablemente son muchos.

En primer lugar expongo la forma correcta o recomendada (cada punto y espacio importa), con algunos datos relevantes a continuación, y finalmente formas incorrectas o no recomendadas (que se representa mediante la escritura de un asterisco delante de cada una) que se usan frecuentemente:

etc. (abreviatura de etcétera): *etc, *ETC
EE. UU. (abreviatura de Estados Unidos): *EEUU, *EE UU, *EE.UU., *EE.UU, *E. E. U. U.
EUA (sigla de Estados Unidos de América): *E.U.A, *eua
RR. HH. (abreviatura de Recursos Humanos): *RRHH, *RR HH, *RR.HH., *RR.HH, *R. R. H. H.
JJ. OO. (abreviatura de Juegos Olímpicos): *JJOO, *JJ OO, *JJ.OO., *JJ.OO, *J. J. O. O.
E. S. (abreviatura de estación de servicio): *ES, *E S, *E.S, *E. S
EE. SS. (abreviatura de estaciones de servicio): *EESS, *EE SS, *EE.SS., *EE.SS, *E. E. S. S.
A. V. (abreviatura de asociación de vecinos): *A. VV., *AVV, *A.VV, *A.VV.
AA. VV. (abreviatura de asociaciones de vecinos): *AAVV, *AA VV, *AA.VV., *AA.VV, *A. A. V. V.
a. m. (abreviatura de ante meridiem; a veces como sigla, AM): *a.m., *a.m, *am
p. m. (abreviatura de post meridiem; a veces como sigla, PM): *p.m., *p.m, *pm
a. de C., a. C. (abreviatura de antes de Cristo; a veces como sigla, AC): *a.C., *a.C, *aC, *adC
d. de C., d. C. (abreviatura de después de Cristo; a veces como sigla, DC): *d.C., *d.C, *dC, *ddC
p. ej. (abreviatura de por ejemplo): *p.ej.
s (símbolo de segundo): *s., *seg
min (símbolo de minuto): *min., *mn, *mins
h (símbolo de hora): *h., *hr
m (símbolo de metro): *m., *mt, *mts, *M
k (símbolo del prefijo kilo-, que equivale a 1 000): *K
K (símbolo de kelvin) = *k
km (símbolo de kilómetro): *km., *Km, *kmt, *kmts
g (símbolo de gramo): *g., *gr, *G
kg (símbolo de kilogramo): *kg., *kgs, *Kg
L o l (símbolos de litro): *L., *l.
b (símbolo de bit): *b., *B
B (símbolo de byte, que equivale a 8 bits): *B., *b
kb (símbolo de kilobit): *kb., *Kb, *kB
kb/s (símbolo de kilobits por segundo): *Kbps, *Kb/s, *KB/s, *kbps
p (símbolo del prefijo pico-, que equivale a 0,000 000 000 001)
kB (símbolo de kilobyte): *KB, *Kb, *kB., *kb
Mb (símbolo de megabit): *Mb., *MB
MB (símbolo de megabyte): *MB., *Mb
Gb (símbolo de gigabit): *Gb., *GB
GB (símbolo de gigabyte): *GB., *Gb
Tb (símbolo de terabit): *Tb., *TB
TB (símbolo de terabyte): *TB., *Tb
Sr., Sr.ª (o Sra.): *Sr, *SR
Dr., Dr.ª (o Dra.): *Dr, *DR
R. I. P. (abreviatura de requiescat in pace; a veces como acrónimo, RIP): *R.I.P
S. A. (abreviatura de Sociedad Anónima; a veces como sigla, SA): *S.A, *sa
S. L. (abreviatura de Sociedad Limitada; a veces como sigla, SL): *S.L, *sl

Consideraciones vitales para evitar errores:

• La abreviatura es el único método de abreviación que representa gráficamente el plural. El procedimiento de duplicar las letras para formar el plural de las abreviaturas formadas por truncamiento extremo se aplica incluso a aquellas abreviaturas que corresponden a expresiones complejas en las que solo pluraliza el elemento nuclear; así, el plural de la abreviatura E. S. (estación de servicio) es EE. SS. (estaciones de servicio), y no *EE. S., independientemente de que la palabra servicio se mantenga en singular en la expresión completa. De modo paralelo, pero a la inversa, las abreviaturas por truncamiento extremo de expresiones singulares que contienen un elemento en plural no lo tienen en cuenta en su formación; así, por ejemplo, la abreviatura de asociación de vecinos es A. V., y no *A. VV. (Ortografía de la lengua española, 2010, Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española, página 574). Mientras que las abreviaturas se desarrollan (es decir, se pronuncia el elemento representado), las siglas se deletrean (excepto cuando se consideran acrónimos, que se leen tal como se escriben). Aparte de esa característica única, las abreviaturas siempre llevan punto abreviativo (o a veces barra), que simboliza o representa los elementos que han sido suprimidos u obviados. Por último, las abreviaturas necesitan, evidentemente, tantos espacios como lleve la expresión original sin abreviar, hecho que también facilita mucho su diferenciación con otros métodos de abreviación.

• Los símbolos son totalmente invariables, lo que significa que deben escribirse exactamente igual en todos los contextos: las mismas mayúsculas y minúsculas siempre, jamás tienen plural gráfico y no llevan nunca punto abreviativo (de hecho no son abreviaciones; solo coinciden con el punto y seguido, punto y aparte o punto final si se encuentran al final de la frase u oración). Además, se escriben normalmente separados por un espacio del elemento al que se refieren, incluso aquellos que no estén consituidos por letras; existen muy pocas excepciones, como el símbolo de los grados (°), que solo puede escribirse junto si no se escribe el símbolo de la unidad (por ejemplo, 27°, pero 27 °C), o el porcentaje (%), que suele escribirse junto a la cifra aunque esto ya no sea correcto por la norma establecida por la Oficina Internacional de pesos y Medidas (Ortografía de la lengua española, 2010, páginas 590-591). Las expresiones prefijadas deben escribirse siempre en un mismo elemento, sin guion ni espacio intermedios: kilogramo.

• Las siglas se escriben hoy sin puntos incluso en enunciados escritos enteramente en mayúsculas, aunque no se prohíbe escribirlos. Si se emplean, evidentemente todos los elementos abreviados deben llevar uno, incluido el último. No es adecuado escribir las siglas en minúsculas salvo los casos que ya hayan sido lexicalizados, esto es, convertidos en vocablos ordinarios, y por consiguiente sigan las normas del resto de palabras del léxico. Las siglas no tienen plural (gráfico) de ningún tipo.

• Las abreviaturas, las siglas y los símbolos no deben emplearse sistemáticamente. Es habitual el empleo de estos métodos sin ser necesarios en la mayoría de casos, e incluso poco aconsejables. Los métodos de abreviación y los símbolos deben emplearse cuando sean necesarios, o como mínimo realmente útiles. En los casos de textos que contengan varias veces la misma expresión abreviable, por comodidad puede emplearse la forma adecuada de la abreviación especificando al menos una vez qué significa, esto es, escribiendo la expresión completa la primera vez y a continuación y entre paréntesis la forma abreviada para que el lector sepa a qué se refiere el autor con la abreviación cuando se usa en el texto restante. Algo similar ocurre con los símbolos, que no deberían emplearse fuera de ámbitos científico-técnicos. Las abreviaciones más útiles y frecuentes suelen ser las siglas, especialmente los acrónimos, pues es habitual que representen expresiones largas o complejas que conviene hacer breves, aunque igualmente es necesario especificar su significado al menos la primera vez que se empleen en un mismo texto, ya que no todos los lectores tienen por qué saber qué significa desde un principio. Ejemplos:

Abreviatura inadecuada: ¿Podría Ud. decirme qué hora es, por favor?
Mejor: ¿Podría usted decirme qué hora es, por favor?
Símbolo inadecuado (y cifra): La estación de servicio más próxima se encuentra a 4 km hacia el norte.
Mejor: La estación de servicio más próxima se encuentra a cuatro kilómetros hacia el norte.

Para más información sobre este importante tema visita la lista de abreviaturas del Diccionario panhispánico de dudas de la página electrónica de la Real Academia Española, sus artículos sobre los métodos de abreviación y los símbolos (actualmente el DPD está algo desactualizado, pero sigue siendo un recurso imprescindible). Si tienes más dudas o quieres saber más, lee mi artículo principal sobre este tema, donde explico extensamente todo lo que hay que saber y considerar, o contacta conmigo comentando alguno de mis artículos.

Última edición: 11 de septiembre de 2014.

Acentuación

La tilde o acento gráfico u ortográfico es un recurso lingüístico que surge de la necesidad de especificar de alguna manera, en la lengua escrita, dónde recae el énfasis en cada palabra como está convenido o establecido etimológicamente. Otras lenguas también derivadas del latín no usan la tilde, o no de la misma manera, porque tienen otros rasgos y características. La lengua española tiene una acentuación simple, clara y concisa que puede ser conocida, además de a través de la pronunciación, por cualquier escritura de calidad, lo que reduce sensiblemente la probabilidad de confundir términos de escritura similar o descolocar el énfasis de cada vocablo.

Para saber tildar adecuadamente las palabras es necesario conocer los tres tipos básicos: agudas, llanas y esdrújulas. Es muy fácil saber en qué grupo se clasifica una palabra conociendo la situación del acento prosódico o sílaba tónica:

• Las palabras agudas son las que tienen la sílaba tónica en su última sílaba: expresión, cantó, programar

• Las palabras llanas son las que tienen la sílaba tónica en la penúltima sílaba: enlace, etiqueta, vestido

• Las palabras esdrújulas son las que tienen la sílaba tónica en la antepenúltima sílaba (o antes, y se consideran sobresdrújulas): cáscara, máximo, oráculo

Es muy sencillo recordarlo porque las agudas, como su propio nombre nos deja entrever, tienen el acento prosódico al final; las llanas, antes del final; y las esdrújulas en las primeras sílabas, antes de donde tienen el acento prosódico las llanas. También existen las palabras monosílabas, que son las que, como es evidente, tienen una única sílaba, ya sea átona o tónica.

Como es comprensible, no todas las sílabas tónicas llevan tilde porque, según el caso, no es necesario; ello depende de la grafía de cada palabra y su clasificación respecto al acento prosódico:

• Las palabras agudas se tildan si acaban en vocal, –n o –s.

• Las palabras llanas se tildan si no acaban en vocal, –n o –s y cuando terminan en –s precedida de otra consonante.

• Las palabras esdrújulas, como norma general, siempre deben tildarse.

• Los monosílabos solo deben tildarse si hay posibilidad de confundirlos con otros de idéntica forma, pero que pertenecen a categorías gramaticales diferentes, lo que llamamos tilde diacrítica.

Una manera intuitiva y sencilla de determinar si un vocablo necesita tilde es pensar cómo sonaría cambiando el acento prosódico o sílaba tónica de posición:

Martínez = marTInez
Martinez = martiNEZ
Mártinez = MARtinez

Así pues, podemos determinar fácilmente y con poca probabilidad de error que el apellido Martínez debe llevar tilde siempre en la i, pues, de lo contrario, alguien que no conoce tal vocablo (por ejemplo, un extranjero que está aprendiendo) no tendría manera de saber dónde debería darle el énfasis hasta que lo viera escrito correctamente o lo oyera decir a alguien que ya sabe cómo se pronuncia. La escritura de la tilde es necesaria y, por consiguiente, obligatoria incluso en palabras de uso frecuente o entre usuarios nativos o experimentados, pues suponer que todos los posibles lectores sabrán dónde recae el énfasis es muy arriesgado y, además, compromete la interpretación adecuada del mensaje que se quería transmitir, ya que la tilde no sirve únicamente para especificar la sílaba tónica, también ayuda a diferenciar inequívocamente unos términos de otros si tienen una escritura similar.

Un buen ejemplo de ello es la tilde diacrítica, que ya he mencionado anteriormente. Como he dicho, tal tilde se emplea si hay posibilidad de confundir una palabra con otra semejante en apariencia, pero diferente en énfasis, categoría gramatical y valor sintáctico: tu, tú; el, él; si, sí; mi, mí; de, dé; te, té; mas, más; aun, aún

Como es evidente, la tilde debe escribirse también en las letras mayúsculas que normativamente lo requieran. El uso de la mayúscula o cualquier estilo no exime de emplear adecuadamente la tilde.

Véase también
aun/aún
¿Por qué? Porque todo tiene su porqué…
Tilde en que, como, cual, donde…
Tilde en este, ese, aquel… y solo
Diccionario panhispánico de dudas, Real Academia Española

Última edición: 11 de noviembre de 2014.

Mayúsculas (básico)

Como este tema tiene muchos casos (que están explicados, como siempre, en el Diccionario panhispánico de dudas y en la Ortografía de la lengua española de 2010), voy a limitarme a exponer los más básicos y los que suelen presentan conflictos y pueden crear errores frecuentes.

El secreto para hacer un adecuado uso de las mayúsculas puede resumirse en una sola frase: si no tienen utilidad, no deben usarse. Las mayúsculas tienen significado y están perfectamente reguladas y sometidas a unas normas claras y concisas. Deben suponer una diferencia ortográfica lingüística necesaria; es decir, no se emplean por «estética», como algunos creen, sino porque realmente son imprescindibles o, como mínimo, muy útiles. A partir de esa premisa —que rige toda la lingüística y no únicamente este tema— debemos expandir nuestros conocimientos y saber la acción que ha de tomarse en casos concretos, para así minimizar tanto como sea posible la probabilidad de error y mejorar exponencialmente nuestra lógica lingüística y, también, nuestra comprensión, que nos asegurará una mejor obtención de conocimientos en el futuro.

Se escribe con letra inicial mayúscula la primera palabra del título de cualquier obra de creación (libros, películas, cuadros, esculturas, piezas musicales, programas de radio o televisión, etc.); el resto de las palabras que los componen, salvo que sean nombres propios, deben escribirse con minúscula: Últimas tardes con Teresa, La vida es sueño, La lección de anatomía, El galo moribundo, Las cuatro estaciones, Las mañanas de la radio, Informe semanal. Como nota adicional, deben escribirse en cursiva, o redonda si el fragmento ya está en cursiva, o bien entre comillas. En el caso de los títulos abreviados con que se conocen comúnmente determinados textos literarios, el artículo que los acompaña debe escribirse con minúscula: el Quijote, el Lazarillo, la Celestina.

A veces ayudan a diferenciar indudablemente términos similares. Ejemplos: Iglesia (‘institución’), iglesia (‘edificio’); Ejército (‘institución’), ejército (‘conjunto de soldados’); Gobierno (‘conjunto de los ministros de un Estado’), gobierno (‘acción de gobernar’).

Los gentilicios y los nombres de lenguas se escriben enteramente en minúscula; excepto que, naturalmente, se encuentren a principio de frase.

Los nombres de los días de la semana, los meses y las estaciones del año se escriben, como norma general, en minúscula; solo se inician con mayúscula cuando forman parte de nombres que exigen la escritura de sus componentes con mayúscula inicial, como ocurre con los nombres de festividades, fechas o acontecimientos históricos, vías urbanas, edificios, etc.: Viernes Santo, Primavera de Praga, plaza del Dos de Mayo, Hospital Doce de Octubre.

Aunque, en señal de respeto, ha venido siendo costumbre en textos de carácter religioso escribir los pronombres personales referidos a la divinidad, o a personas sagradas como la Virgen, con mayúscula inicial, no hay razón lingüística alguna que lo justifique, ya que en español esta categoría de palabras se escribe siempre con minúscula. Por lo tanto, se recomienda evitar la mayúscula en estos casos.

Además, el uso de la mayúscula no exime de poner la tilde cuando así lo exijan las reglas de acentuación. La creencia de lo contrario es errónea y surgió como consecuencia de la limitación que tenían las máquinas de escribir antiguas, que no tenían la capacidad de escribir letras mayúsculas con tilde.

También es un vicio frecuente escribir la i mayúscula (I) con punto, lo que es totalmente inadecuado e incoherente; lo mismo ocurre con la letra j (J). En demasiados casos pueden verse íes minúsculas (con punto) entre letras mayúsculas, sobre todo en textos escritos a mano, aunque lamentablemente tampoco es raro verlo incluso en textos escritos mediante procesos mecánicos o digitales.