Extranjerismos

Un extranjerismo es una voz, frase o giro que un idioma toma de otro extranjero (test, rock, spray, pizza, airbag…).

Hay extranjerismos que son justificables porque no hay ninguna expresión equivalente o similar en la lengua adoptante, y por consiguiente esta asimilación y posible adaptación es legítima. En cambio, el resto (que son la mayoría) son innecesarios y se usan simplemente por mal hábito, pereza o incluso ignorancia.

Es conveniente evitar el uso, en la medida de lo posible, de palabras extranjeras. Emplear extranjerismos arbitrariamente, en exceso, especialmente en detrimento de otras propias del idioma que tengan significado equivalente o muy similar, es un daño que se le hace a nuestra propia lengua y, por consiguiente, al simple hecho y proceso de comunicarse. Cada idioma tiene su vocabulario, expresiones, gramática, ortografía, ortotipografía, estilo… propios. Mezclarlos a la ligera podría conducir al caos.

Cuando no haya ningún equivalente o traducción aceptable de un término o expresión extranjeros (es decir, cuando haya un auténtico vacío en el léxico), o cuando se pierdan demasiados matices en la traducción, o incluso cuando los términos o expresiones en la lengua adoptante sean poco prácticos, solo en estos casos pueden adoptarse palabras impropias de la lengua, pero siempre y cuando se adapten correctamente a las reglas, normas y características del sistema ortográfico, fonético, etcétera, del idioma que adopta estos extranjerismos.

La mayoría de extranjerismos son innecesarios por tener un equivalente español perfectamente válido y eficaz. Por ejemplo, test es un anglicismo totalmente inútil en nuestra lengua, pues existen ya términos perfectamente válidos. Puede significar, entre otras acepciones, ‘prueba destinada a evaluar conocimientos o aptitudes, en la cual hay que elegir la respuesta correcta entre varias opciones previamente fijadas’ o ‘prueba de carácter psicológico o psicotécnico para estudiar o evaluar una función’. Fuera de estos dos sentidos específicos, no debe emplearse este anglicismo por existir las voces españolas prueba, cuestionario, examen, análisis (en ciertos contextos médicos) o control, perfectamente equivalentes. Por influjo del inglés to test, se han creado en español los verbos testar y testear —este último usado en el Cono Sur— con el sentido de ‘someter [algo] a una prueba o control’. Son calcos innecesarios del inglés, ya que, con ese mismo sentido, existen en español los verbos examinar, controlar, analizar, probar o comprobar. Lo mismo cabe decir de los participios respectivos, testado y testeado. En aquellas zonas donde se usa el verbo testear, se ha creado el sustantivo testeo, que puede sustituirse por voces más tradicionales en español, como comprobación, análisis o examen.

Al contrario ocurre con, por ejemplo, pizza (que se pronuncia [pítsa], no *[píksa]), que no tiene un equivalente en español práctico o preciso; o con rock (género musical), que no se debe traducir, ya que no sería adecuado usar la palabra roca con ese sentido por ser el nombre de un género musical.

Y como no podía ser de otra manera, nos encontramos con el término medio, situado entre lo absurdo e innecesario y lo recomendable y hasta adecuado, donde podríamos clasificar vocablos como casting (‘selección de actores o de modelos publicitarios para una determinada actuación’; en el Diccionario panhispánico de dudas se propone la adaptación castin) por audición (‘prueba que se hace a un actor, cantante, músico, etc., ante el empresario o director de un espectáculo’) o reparto (‘relación de los personajes de una obra dramática, cinematográfica o televisiva, y de los actores que los encarnan’); o manager por representante, agente, director, gerente, administrador, etcétera, término adaptado según la ASALE como mánager y pronunciado [mánajer], no [mánayer], como correspondería por etimología y coherencia (ya que decimos, por ejemplo, [yónatan] en lugar de [jónatan] para el nombre propio Jonathan; aunque sea en un caso g y en otra j, como sabemos ambas grafías comparten pronunciación en muchos casos); y un largo etcétera de términos que a pesar de estar muy extendidos y emplearse frecuentemente, su justificación es muy dudosa, lo que los convierte en extranjerismos bastante prescindibles, una vez más. En este tipo de extranjerismos se encuentran la mayoría de préstamos léxicos que se emplean con tanta naturalidad desde hace décadas que ya no se sabe, en bastantes casos, que son vocablos de otras lenguas.

Así pues, el empleo de palabras de otras lenguas ha de ser un proceso controlado y minucioso y hacerse con precaución, lógica, sentido común, razón, inteligencia, conocimiento y entendimiento, y lo mismo ha de aplicarse, y con más razón, al proceso de adaptación, si procediera.

Hay casos curiosos como el de güisqui, donde se intentó hacer una adaptación desafortunada. Quizá porque estamos ya demasiado acostumbrados a ver whisky, pero es innegable que su españolización, si bien no es incorrecta, es ciertamente poco agradable; por ello —y porque las letras k y w forman parte del abecedario español desde hace ya bastante tiempo—, la ASALE está empezando a dar por válidas otras adaptaciones como wiski, como se explica en la Ortografía de 2010 en la página 86.

Por último, los extranjerismos crudos (esto es, sin adaptar, escritos como en su lengua original), en caso de ser utilizados, deben escribirse en cursiva, o en su defecto entrecomillados, para indicar claramente que no son términos o expresiones propios de nuestra lengua y por consiguiente podrían no seguir las reglas, normas y fonética que empleamos. Sin embargo, como he explicado hay muy pocos casos en los que sea lícito usarlos, y al hacerlo arbitrariamente se está obligando al lector a que intente entender e incluso pronunciar palabras o secuencias que podría no dominar.

Véase también
Extranjerismos: lista de equivalentes en español

Anuncios

2 pensamientos en “Extranjerismos

  1. Pingback: Extranjerismos: lista de equivalentes en español | Por una lengua congruente

  2. Pingback: En inglés zombie, zombi en español | Por una lengua congruente

Escribe

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s