por hora

Para expresar distributivamente una cantidad en relación con una unidad de tiempo, se emplean en español las preposiciones a o por.

Cuando pueden alternar ambas, se prefiere el uso de a con unidades de tiempo como día, mes, semana o año: Paso con mis padres dos días al mes.

Pero con hora y unidades de tiempo inferiores, como minuto o segundo, cuando expresan frecuencia asociada a velocidad, solo es normal el uso de la preposición por: tres kilómetros por hora, ochenta pulsaciones por minuto, dos vibraciones por segundo (no *tres kilómetros a la hora, *ochenta pulsaciones al minuto, etcétera).

Véase también
a, Diccionario panhispánico de dudas en línea
Escritura de símbolos como kb/s, Mb/s…
deber/deber de
por/a por

Anuncios

Sobre la incorrecta omisión de que

En algunos casos, la palabra átona que se emite de manera arbitraria, innecesaria e incorrecta.

Me refiero a casos como los que expongo a continuación:

*Rogamos cierren la puerta.

*Este es el medicamento que sabemos puede curar la enfermedad.

En ambas frases falta un que imprescindible para la congruencia y corrección gramatical:

Rogamos que cierren la puerta.

Este es el medicamento que sabemos que puede curar la enfermedad.

En el primer ejemplo, la primera frase es absolutamente incorrecta, pues rogamos requiere ese que indiscutiblemente.

La segunda oración también es incorrecta, aunque si se pronunciara en lugar de escribirse, podría entenderse que en realidad es así:

Este es el medicamento que, sabemos, puede curar la enfermedad.

Aunque esta última oración sí es gramaticalmente correcta, sigue siendo un estilo objetivamente poco natural, por lo que se desaconseja totalmente. Es mucho más cacofónico este estilo que repetir dos veces más o menos seguidamente el que en que sabemos que.

Lamentablemente no hay mucha información sobre este tema, pero es flagrantemente evidente (debería serlo…) que tales omisiones son agramaticales y por consiguiente incorrectas. Además, son totalmente innecesarias, ya que no hay razón alguna para semejante omisión.

Véase también
Queísmo y dequeísmo

Números ordinales abreviados: consideraciones vitales

Este artículo complementa a mi artículo completo sobre los métodos de abreviación y los símbolos y a la lista de abreviaciones y símbolos comunes y consideraciones vitales.La razón de ser de este artículo surge de la relativamente frecuente confusión que parece existir al emplear abreviaturas, en este caso en relación a los números ordinales, que a menudo se abrevian innecesariamente y de manera, además, incorrecta.

• La expresión ordinal viene de orden y significa ‘perteneciente o relativo al orden’, por lo que no debe confundirse con cardinal. Los números ordinales son aquellos que denotan una posición respecto de otra, mientras que los cardinales son aquellos números que representan una cantidad determinada; por ejemplo, quinto es ordinal, cinco es cardinal.

No deben confundirse como ordinales las formas propias de los numerales fraccionarios o partitivos, aunque haya algunas expresiones en apariencia iguales en ambos significados. Como se ha explicado, los números ordinales indican posición, mientras que los fraccionarios representan en cuántas partes se divide un total. Así, para garantizar la coherencia en ningún caso debe decirse, por ejemplo, *el catorceavo piso en lugar de el decimocuarto piso; aunque décimo, por ejemplo, se dice igual: décimo piso.

• Como con el resto de métodos de abreviación, debemos siempre preguntarnos y considerar si la abreviación es realmente necesaria. En la mayoría de casos no lo es, pues las abreviaturas solo deberían emplearse, como norma general, en textos donde el ahorro de espacio sea imperativo. Así, siempre que sea posible debemos escribir la expresión completa (por ejemplo, vigesimoquinto en lugar de 25.º).

Las abreviaturas deben llevar en prácticamente todos los casos punto abreviativo, y los números ordinales en forma de abreviatura no son excepcionales, así que el punto debe escribirse siempre, y se coloca entre la cifra y la letra volada: 7.º (séptimo). De lo contrario, además de no ser una escritura coherente con la norma, algunas expresiones podrían confundirse con otras, como los números ordinales con o volada (º) con cantidades con el símbolo de grados (°), ya que ambos elementos son muy parecidos. Lo que aparece pulsando el botón a la izquierda del 1 en el teclado es una o volada; el símbolo de los grados puede escribirse, entre otras maneras, manteniendo Alt y pulsando 0176 en el teclado numérico. Las letras voladas pueden escribirse subrayadas o sin subrayar según la tipografía o la preferencia, pero debe escribirse siempre el punto en cualquier caso, ya que, contrariamente a una creencia popular, la norma establece claramente que subrayar no exime de escribir el punto. Para más simplicidad y claridad, personalmente recomiendo no subrayar nunca las letras voladas de las abreviaturas de números ordinales, ya que no tiene ninguna utilidad.

Debe haber siempre concordancia entre las letras voladas de la abreviatura y el contexto de la expresión abreviada. Las letras voladas son en la mayoría de casos la o (º) o la a (ª), aunque en algunos casos, como la apócope primer en lugar de primero, o tercer en lugar de tercero, se escriben las dos últimas letras, 1.er, 3.er, 21.er, 23.erDe la misma manera que no debe emplearse la o para formas femeninas ni la a para formas masculinas, no debe utilizarse la º ni la ª para formas apocopadas o en plural, sino er u os/as, respectivamente. Si no fuera posible escribir letras voladas o no se supiera cómo (ver más abajo), la expresión numérica podría abreviarse como números romanos o, mejor, escribirse de manera completa (método que también evita el uso superfluo de abreviaturas).

No es correcto escribir en español al modo de las abreviaciones inglesas, por ejemplo, 1st, 2nd, 3rd, 7th…, por ser totalmente innaturales e incoherentes en castellano.

• En el caso de los números ordinales, pueden abreviarse usando también números romanos: por ejemplo, IV por cuarto. Este uso de los números romanos, sin embargo, se limita tradicionalmente a casos concretos como la expresión de siglos, dinastías, títulos…

• Sin embargo, no deben mezclarse bajo ningún concepto los elementos gráficos de las abreviaturas con los números romanos. Así, es totalmente incorrecto escribir números romanos con letras voladas.

Aunque los ordinales estén expresados en forma de abreviatura, o en números romanos, deben leerse como ordinales, y no como cardinales. Algunos hablantes leen los números ordinales abreviados como cardinales en algunos casos, especialmente a partir del décimo, por ser este método más sencillo y rápido. Por ejemplo, siglo VI debería leerse siglo sexto, aunque también podría decirse siglo seis (siglo número seis), pero no sería recomendable por ser un número ordinal (escrito abreviado en números romanos), y especialmente por ser menor de diez.

No es correcto emplear números inequívocamente ordinales como cardinales, estén abreviados o no; por ejemplo, puede decirse piso (número) seis, pero no *seis piso (debería ser sexto piso); de esta norma pueden excluirse excepcionalmente acontecimientos, aniversarios o celebraciones: aniversario (número) veintidós, o veintidós aniversario, aunque mejor vigesimosegundo aniversario.

Escritura de letras voladas en ordenadores

Para escribir er o cualquier otro carácter como letra volada puede usarse el siguiente código HTML:

HTML voladas

Sin embargo, este método evidentemente solo sirve para tal lenguaje informático, por lo que en cada caso deberá considerarse la mejor manera de escribir la expresión.

En algunos programas procesadores de texto como Word esto puede conseguirse cambiando el estilo de la selección (en este caso er) a Superíndice. No debemos referirnos, sin embargo, a las letras voladas como superíndice.

Véase también
Abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos: lista y consideraciones vitales
Abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos
Los números ordinales en el Diccionario panhispánico de dudas en línea
Los números cardinales en el Diccionario panhispánico de dudas en línea

Última edición: 11 de marzo de 2016.

Pronunciación y adaptación del dígrafo italiano zz

Ante todo debe tenerse muy claro que ninguna palabra que contenga el dígrafo zz es natural de la lengua española, en ningún caso.

Este dígrafo es propio del italiano y representa dos sonidos diferentes, que para más simplicidad y servicio de mi buen lector no distinguiré en este artículo.

Este dígrafo extranjero produce mucha confusión en los hispanohablantes por diversas razones, siendo la principal que ni los académicos de la Asociación de Academias de la Lengua Española no se ponen de acuerdo o, al menos, no ofrecen respuestas definitivas y coherentes.

Y realmente el tema no es tan difícil.

Como norma general (y como comento, para simplificar), este dígrafo se pronuncia como una te seguida por una ese, /ts/.

Ejemplos de palabras habituales con zz y su pronunciación original aproximada:

pizza – [pítsa]

jacuzzi – [yakútsi]

attrezzo (nunca *atrezzo) – [atrétso]

mozzarella – [motsaréla]

mezzosoprano – [metsosopráno]

paparazzi (plural de paparazzo) – [paparátsi]

A pesar de que se han intentado hacer algunas adaptaciones más propias del idioma español, lo cierto es que no se ha conseguido ninguna que sea suficientemente coherente y adecuada, por lo que para el mismo sonido en diversas palabras nos encontramos demasiado a menudo con pronunciaciones diferentes.

A continuación expongo las tres posibilidades de simplificación y adaptación que podemos encontrar hasta ahora:

• Adaptarlo como ese, por lo que sería pisa [písa].

• Adaptarlo como zeta, por lo que sería piza [píza]. Los usuarios que sesean dirían igualmente [písa].

• Adaptarlo como che, por lo que sería picha [pícha]…

• Adaptarlo como ts, por lo que sería pitsa [pítsa]. Es la adaptación que conserva una pronunciación más cercana a la original.

Lo peor no es que haya tantas posibilidades, sino que al no haber acuerdo oficial en la manera más adecuada de adaptarlo podemos ver que el dígrafo zz se traduce o se pronuncia dependiendo de la palabra y el usuario, habitualmente sin ningún tipo de coherencia ni disertación, por lo que encontramos que pizza, que mayormente se pronuncia originalmente como pitsa, a veces se dice como piza, y otras incluso como picha (sin comentarios…), mientras que jacuzzi suele pronunciarse yacusi incluso por los hablantes que no sesean, algo totalmente carente de lógica alguna cuando los mismos usuarios pronuncian otras palabras con zz de otras maneras…

La expresión pizza es una palabra extranjera (por zz) y por consiguiente debe escribirse en cursiva, y cuando no sea posible entre comillas (« »). Pero *pizzería no es ni extranjerismo ni adaptación, sino una mezcla sinsentido que hay que evitar a toda costa. ¿Pero entonces cómo escribimos y pronunciamos el nombre del establecimiento donde se venden pizzas? Yo voto por pitsería, que es la adaptación que mantiene en mayor medida la pronunciación original (es lo más parecido que podemos conseguir con nuestro alfabeto y fonética, en cualquier caso…). Lo malo es que la lengua española y muchos de sus usuarios no gustan de varias consonantes juntas, por lo que es posible que al final demasiados hablantes acabaran simplificando el sonido a una simple ese, o a una che (ya se hace a veces, por ejemplo con paparazzi, que por cierto es plural)… Aunque quizá no, o al menos no en gran medida, porque ya tenemos muchas palabras con varias consonantes seguidas y no parece haber mayor problema, especialmente en aquellos casos que no son difíciles de pronunciar ni siquiera para los usuarios menos favorecidos, como creo que sería el caso del sencillo y cómodo grupo ts.

Así pues, opino que debería ser:

pitsa – [pítsa]

yacutsi – [yakútsi]

atretso – [atrétso]

motsarela – [motsaréla]

metsosoprano – [metsosopráno]

paparatsos o paparatsis (plural de paparatso o paparatsi) – [paparátsos, paparátsis] (ver mi otro artículo)

Como estas adaptaciones todavía no se ven ni se oyen por ningún lado (no entiendo por qué no se han propuesto o considerado antes…) y quizá nunca lo hagamos si no le dedicamos un poco de razonamiento al asunto, lo mejor por el momento es, como siempre, usar la lógica y ser coherentes. Por lo que debemos pronunciar este dígrafo como ts en todas las palabras, o la adaptación que cada uno elija. Pero lo más importante es que seamos consecuentes y pronunciemos este dígrafo siempre de la misma manera independientemente de la palabra. Y si empezamos cuanto antes a adaptar y pronunciar como es debido las palabras extranjeras que usamos a menudo, mejor que mejor.

Véase también
Attrezzo, atrezo o utilería, no *atrezzo
¿Plural en la adaptación de palabras italianas?

El sustantivo espécimen es una palabra esdrújula

El sustantivo espécimen es una palabra esdrújula, aunque a veces pueda emplearse erróneamente como llana.

Esto es lo que dice el Diccionario panhispánico de dudas al respecto:

espécimen. ‘Muestra o ejemplar’. Es voz esdrújula. En plural, el acento prosódico cambia de lugar: especímenes (no *espécimenes). Por contagio del plural especímenes, en el que es tónica la i, se usa con frecuencia en singular la forma llana especimen [espesímen, espezímen], no admitida en la norma culta.

Véase también
Acentuación
Formas correctas e incorrectas

Attrezzo, atrezo o utilería, no *atrezzo

Veamos lo que dice la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española al completo sobre este asunto en su Diccionario panhispánico de dudas:

atrezo.
Adaptación gráfica de la voz italiana attrezzo, ‘conjunto de objetos y enseres necesarios para una representación escénica’: «Pondrán a disposición de los actores […] los escasos elementos de atrezo que necesitan» (GmzArcos Queridos [Esp. 1994]). Es inadmisible la grafía *atrezzo, que no es ni italiana ni española. Aunque se admite el uso del italianismo adaptado, no debe olvidarse la existencia de la voz española utilería, que significa lo mismo y es la usada con preferencia en el español americano.

Así pues, para referirse al conjunto de objetos y enseres que se emplean en un escenario teatral o cinematográfico debemos usar los términos utilería, atrezo [atrézo, atréso] o la original attrezzo [atrétso], que se escribirá en cursiva por tratarse de un extranjerismo (y por consiguiente no es la opción más recomendable) o, si no es posible, entrecomillado, y siempre con dos t, pues la forma híbrida *atrezzo, a pesar de usarse frecuentemente, es una grafía inadecuada e «inexistente», como suele decirse en el habla coloquial.

También podría usarse la forma atretso, que aunque prácticamente no se usa (al menos todavía), es la adaptación que conserva la pronunciación más cercana a la original.

Véase también
Pronunciación y adaptación del dígrafo italiano zz

Última edición: 14 de marzo de 2014.