Cómo se pronuncia app, y qué significa

Actualmente, oímos y leemos cada vez más la expresión app en variedad de ocasiones.

Pero ¿sabemos de dónde procede, qué significa realmente y cuál es su pronunciación correcta, así como su escritura adecuada en español?

Para empezar, app es un acortamiento (no abreviatura, sigla ni diminutivo) de la palabra inglesa application (‘aplicación’).

Una aplicación generalmente es un programa como otro cualquiera, pero en principio se refiere más concretamente a aquellos simples (o menos complejos) que usan siempre interfaz gráfica y tienen una función muy específica, y eran típicos de sistemas como teléfonos inteligentes, tabletas… Sin embargo, la diferencia entre programa y aplicación no ha estado nunca demasiado definida, y cada vez se diluye más porque sistemas operativos de ordenadores de sobremesa ya no se distinguen apenas de aquellos que usan los dispositivos más pequeños.

En español deberíamos decir y escribir la palabra completa y correcta, aplicación; pero, si por alguna razón insistimos en copiar las costumbres (o vicios…) de los anglohablantes, simplemente podríamos escribir ap, con una sola p como correspondería naturalmente a nuestra lengua. ¡Pero solo debemos usar acortamientos cuando sea informalmente, por supuesto!

Por último y más importante si cabe, sea app o ap, esta expresión se lee tal como se escribe (ap, no *a-pe-pe), como palabra que es, y no deletreando, ya que no son siglas. Así pues, deletrear app cuando se usa de manera normal es incorrecto. Cabe destacar, además, que se escribe en minúsculas, no enteramente en mayúsculas como se hace con las siglas.

Véase también
En inglés tablet, en español tableta
Abreviación y símbolos
Extranjerismos: lista de equivalentes en español

Anuncios

¿Especie o especia?

Especias

Variedad de especias, con a.

Las palabras especie y especia, a pesar de diferenciarse solo por una letra, tienen significados completamente distintos.

A pesar de ello y quizá por su cercana similitud, algunos hablantes confunden ambos términos.

Para solucionar esta confusión, veamos en primer lugar cómo se define cada una en el Diccionario:

especie
1. f. Conjunto de elementos semejantes entre sí por tener uno o varios caracteres comunes.
7. f. Bot. y Zool. Cada uno de los grupos en que se dividen los géneros y que se componen de individuos que, además de los caracteres genéricos, tienen en común otros caracteres por los cuales se asemejan entre sí y se distinguen de los de las demás especies. La especie se subdivide a veces en variedades o razas.

especia
1. f. Sustancia vegetal aromática que sirve de condimento; p. ej., el clavo, la pimienta, el azafrán, etc.

Etimológicamente, el vocablo original en latín para ambas es species, como señala el Diccionario; suponemos que de este hecho procede el parecido entre ambos en el español actual. Pero cabe destacar que en ningún caso son sinónimos ni intercambiables, por lo que especie sigue siendo un término que denota elementos semejantes entre sí (como los tipos de seres vivos), mientras que especia ser refiere únicamente a una planta aromática que es comestible.

Se hace además mención de este tema en el Diccionario panhispánico de dudas en línea.

Véase también
Confusión de términos (vocabulario)
Formas correctas e incorrectas (vulgarismos)

Por qué no debemos decir váter

El curioso y estrambótico término váter es lamentablemente frecuente en el habla cotidiana. Se emplea como sinónimo de inodoro o cuarto de baño indistintamente y proviene de la expresión inglesa water closet (literalmente ‘armario del agua’), de la que se extrae solo el primer vocablo, water (‘agua’) y en algún momento de la historia se hizo un intento de adaptación, aunque incorrecto.

A pesar de que su empleo abunda en registros coloquiales, su uso debería evitarse completamente porque esta adaptación fue, por alguna razón, llevada a cabo de manera totalmente inadecuada.

En inglés, la letra w siempre se pronuncia como u, por lo que la adaptación debería ser wáter (como se estila en algunas regiones de América). ¿De dónde viene que la w se convirtiera en v, pues? Porque en alemán, la w se pronuncia como la b o v, y todo parece indicar que la adaptación de water (closet) se efectuó en una época en la que los hablantes de España tenían más contacto o estaban más familiarizados con el alemán que con el inglés, y por consiguiente esta expresión, totalmente inglesa, se adaptó indebidamente al estilo alemán.

Además, tenemos otros términos, mucho más legítimos y naturales de la lengua española, para referirnos a la taza o al propio cuarto de baño: inodoro, retrete, escusado (no *excusado), servicio, lavabo, baño, cuarto de baño, aseo

Recapitulando, hay tres razones poderosas por las que deberíamos olvidar ya esta palabra:

1. Está mal adaptada y por consiguiente se escribe y pronuncia incorrectamente.

2. Es un extranjerismo innecesario.

3. La expresión completa tiene un significado, mientras que water solamente significa ‘agua’. ¡Carece de mucho sentido decir «Un momento, voy al wáter», que realmente significaría «Un momento, voy al agua»!

Y si a pesar de todos estos argumentos nos empecinamos en seguir haciendo uso de esta inadecuada expresión, al menos deberíamos emplearla como es debido, con su grafía correcta, que sería wáter, pronunciada [uáter].

Véase también
Extranjerismos: lista de equivalentes en español
Váter en el Diccionario panhispánico de dudas en línea

Motor de reacción, olla de presión…

La preposición que se emplea normalmente en español para introducir el complemento que expresa el modo o medio por el que funciona un determinado objeto es de: estufa de gas, cocina de leña, barco de vela.

En España está muy extendida la sustitución de de por a en algunos casos, como en olla a presión (mejor: olla de presión), avión a reacción (mejor: avión de reacción)…

El uso de a en estos casos es un galicismo que debe evitarse. Se recomienda mantener, por coherencia lingüística, el uso tradicional con de, vigente además en la mayoría de los países americanos.

No obstante, sí es normal el uso de la preposición a para introducir complementos verbales que indican el modo de ejecutar la acción o el medio empleado para ello: llamar a gritos, moler a palos, bordar a mano; así como para introducir el complemento de sustantivos derivados de verbos de acción: pintura al óleo, grabado al agua fuerte.

Diccionario panhispánico de dudas

Véase también
Formas correctas e incorrectas (vulgarismos)
Un galicismo frecuente

Concordancia gramatical (apócope): Veintiuna personas

En ocasiones es posible oír o leer incongruencias gramaticales en forma de errores de concordancia.

En este artículo expongo, analizo y explico un ejemplo:

Incorrecto: *Veintiún personas.

Correcto: Veintiuna personas.

El numeral veintiuna se refiere directamente a personas, por lo que ambas palabras deben concordar en género; incluso aunque el numeral debiera ir apocopado en masculino (ver más abajo).

Sin embargo, si mil está entre el numeral y el sustantivo femenino, la concordancia es opcional según el juicio del autor:

Veintiuna mil personas.

Veintiún mil personas.

De la misma manera, debe decirse, por ejemplo, veintiuno (no *veintiún) por ciento porque el numeral uno, una se apocopa en la forma un únicamente cuando antecede a sustantivos masculinos: un libro, un coche; o, por tradición (y por nada más), a sustantivos femeninos que comienzan por /a/ tónica: un águila, un alma, un hacha; pero no se apocopa nunca cuando antecede a sustantivos femeninos que no comienzan por /a/ tónica: una amapola, una mujer, una novela; u otras palabras como la preposición por.

Véase también
Formas correctas e incorrectas
Vocabulario: confusiones frecuentes
Palabras que empiezan por /a/ tónica
Preguntas frecuentes, Real Academia Española (1)
Preguntas frecuentes, Real Academia Española (2)

Última edición: 10 de octubre de 2015.

Concordancia gramatical: Los miles de personas

En ocasiones es posible oír o leer incongruencias gramaticales en forma de errores de concordancia.

En este artículo expongo, analizo y explico un ejemplo:

Incorrecto: *Las miles de personas.

Correcto: Los miles de personas.

El artículo los se refiere a miles, por lo que debe concordar en género y número con miles y no con personas.

Véase también
Formas correctas e incorrectas
Preguntas frecuentes, Real Academia Española