Por qué no debemos decir váter

El curioso y estrambótico término váter es lamentablemente frecuente en el habla cotidiana. Se emplea como sinónimo de inodoro o cuarto de baño indistintamente y proviene de la expresión inglesa water closet (literalmente ‘armario del agua’), de la que se extrae solo el primer vocablo, water (‘agua’) y en algún momento de la historia se hizo un intento de adaptación, aunque incorrecto.

A pesar de que su empleo abunda en registros coloquiales, su uso debería evitarse completamente porque esta adaptación fue, por alguna razón, llevada a cabo de manera totalmente inadecuada.

En inglés, la letra w siempre se pronuncia como u, por lo que la adaptación debería ser wáter (como se estila en algunas regiones de América). ¿De dónde viene que la w se convirtiera en v, pues? Porque en alemán, la w se pronuncia como la b o v, y todo parece indicar que la adaptación de water (closet) se efectuó en una época en la que los hablantes de España tenían más contacto o estaban más familiarizados con el alemán que con el inglés, y por consiguiente esta expresión, totalmente inglesa, se adaptó indebidamente al estilo alemán.

Además, tenemos otros términos, mucho más legítimos y naturales de la lengua española, para referirnos a la taza o al propio cuarto de baño: inodoro, retrete, escusado (no *excusado), servicio, lavabo, baño, cuarto de baño, aseo

Recapitulando, hay tres razones poderosas por las que deberíamos olvidar ya esta palabra:

1. Está mal adaptada y por consiguiente se escribe y pronuncia incorrectamente.

2. Es un extranjerismo innecesario.

3. La expresión completa tiene un significado, mientras que water solamente significa ‘agua’. ¡Carece de mucho sentido decir «Un momento, voy al wáter», que realmente significaría «Un momento, voy al agua»!

Y si a pesar de todos estos argumentos nos empecinamos en seguir haciendo uso de esta inadecuada expresión, al menos deberíamos emplearla como es debido, con su grafía correcta, que sería wáter, pronunciada [uáter].

Véase también
Extranjerismos: lista de equivalentes en español
Váter en el Diccionario panhispánico de dudas en línea

Drones: RPA y RPAS

2015-03-26 19 (editada)

Las siglas RPA y RPAS no significan lo mismo, sino que tienen matices en sus significados, que las distinguen.

RPA = remotely piloted aircraft = aeronave pilotada remotamente = dron

RPAS = remotely piloted aircraft systems = sistemas de aeronave pilotada remotamente = dron + estación de tierra

Así pues, RPA se refiere a la aeronave en sí misma, mientras que RPAS se refiere a todo el conjunto de componentes y dispositivos necesarios, y también complementarios, para operarla.

Como son siglas deben leerse siempre deletreando cada sigla o elemento abreviado: [erre-pe-a], [erre-pe-a-ese]. Es posible considerar que son siglas mixtas, con elementos que se deletrean y otros que se pronuncian tal cual, pero se recomienda leer ambas formas completamente como siglas para mayor coherencia y para evitar confusiones entre ellas y formas en plural.

Además, las siglas no tienen plural gráfico en español. Por consiguiente, es incorrecto escribir las siglas con una ese añadida al final, tanto si es mayúscula como minúscula, con apóstrofo o sin él (y no deben confundirse el apóstrofo y la tilde), aunque sea una práctica relativamente habitual.

Finalmente, aconsejo que la sigla RPA debería ser tratada habitualmente como de género femenino por ser aircraft un vocablo inglés que en estos casos bien podría traducirse como ‘aeronave’, de la misma manera que RPAS debería considerarse siempre de género masculino por sistemas (systems).

Te invito a visitar mi página profesional:
http://www.octovisuals.com

Véase también
Abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos
Extranjerismos: lista de equivalentes en español
dron, drones

dron, drones

2014-01-22 03 (editada)

Estos últimos años hemos visto desarrollarse y popularizarse una tecnología muy curiosa y versátil: las aeronaves pilotadas remotamente.

La palabra que vulgarmente se emplea para referirse a este tipo de aparatos es drone (plural drones), del inglés.

En español debe escribirse dron, drones en plural, que es la adaptación del término, sustantivo de género masculino. Si se usara la forma original, drone, debería emplearse la cursiva, como se recomienda siempre, por ser un extranjerismo sin adaptar; o en su defecto entrecomillado. La adaptación dron se escribe sin tilde o acento gráfico porque es una palabra monosílaba.

En catalán sería dron, plural drons, también masculino.

Estos robots tienen muchas otras denominaciones, algo menos populares, la mayoría de ellas según el tipo: RPA (remotely piloted aircraft, la aeronave en sí), RPAS (remotely piloted aircraft systems, incluyendo el resto del equipo), UAV, VANT, multicóptero, multirrotor, octocóptero, hexacóptero, cuadricóptero, tricóptero, zepelín, helicóptero…

Te invito a visitar mi página profesional:
http://www.octovisuals.com

Véase también
Extranjerismos: lista de equivalentes en español
Drones: RPA y RPAS

Última edición: 5 de diciembre de 2014.

En inglés tablet, en español tableta

Actualmente están de moda, para bien o para mal, esos pequeños computadores portátiles más parecidos a teléfonos móviles que a ordenadores normales.

A este artilugio en inglés suele llamársele tablet, plural tablets, por lo que algunos hablantes de español usan esta expresión, que es por consiguiente un anglicismo, por imitación o simple pereza para traducir o adaptar el término, lo que al final se convierte en un mal hábito.

En español, lo apropiado es decir tableta, plural tabletas.

Así lo dicta el sentido común y la coherencia, y también lo recomienda la Real Academia Española, o la Asociación de Academias de la Lengua Española al completo, quienes a través de varias reuniones y votaciones decidieron que la mejor expresión es tableta en lugar de tablet o tablilla.

También debemos recordar que tableta es un sustantivo de género femenino, y como siempre debe haber concordancia gramatical, la única manera correcta de referirse a una tableta es en femenino, incluso si la expresión no estuviera traducida por algún motivo.

Así pues, no hay razón para usar un extranjerismo cuando hay una traducción sencilla o, más aún, un equivalente perfecto en nuestro idioma.

¿Por qué alioli y no allioli? La elle es igual en catalán y en castellano…

El término allioli es un vocablo catalán que significa ‘composición hecha de ajos machacados y aceite’. Voy a utilizarlo en este artículo como ejemplo principal para exponer un tema lingüístico muy interesante y que hay que conocer.

Esta palabra se ha llevado al castellano incluso existiendo otros términos como ajiaceite, ajoaceite o ajaceite; desafortunadamente, se ha adaptado en la grafía vulgar alioli (con ele en el lugar de la original elle), la cual es totalmente inadecuada, y a continuación explico por qué.

En la lengua catalana, como en la castellana o española, existe la elle (ll), que es un dígrafo compuesto por dos eles y que tiene una fonética concreta y particular, pero que en castellano se le ha ido otorgando vulgarmente y a lo largo de los siglos la misma pronunciación que la letra ye (y). Este fenómeno se conoce como yeísmo (y es otro gran tema). Sin embargo, en catalán sigue conservando mayormente su sonido, aunque también es cierto que muchas veces se simplifica a la misma pronunciación de la i. Sin embargo, la mayoría de palabras siguen escribiéndose con la elle correspondiente.

Atendiendo a estas explicaciones, no hay razón para modificar o adaptar una palabra cuya forma o pronunciación no son innaturales al idioma de destino, porque la pronunciación de allioli en catalán es la misma que su pronunciación en castellano, tanto si decimos [allióli] como [ayióli]. Por ello, no hay necesidad alguna de cambiar nada; de hecho, es una de esas palabras «extranjeras» que pueden —y deben— escribirse directamente sin cursiva ni entrecomilladas porque no hay nada extraño en ellas para la lengua española, y por consiguiente no necesitan ningún tratamiendo especial ni, en última instancia, adaptación alguna. En todo caso podría adaptarse como ayioli (en caso de ser realmente tan difícil pronunciar la elle), de fonética más cercana a la pronunciación real que la de alioli, aunque como hemos visto tampoco hay criterio para la existencia de tal grafía, ni sería adecuada.

Así pues, tanto en catalán como en castellano debería escribirse allioli y pronunciarse con la elle y no gratuitamente con ele. Pero lamentablemente esto no sucede así en muchas ocasiones, y algo muy similar ocurre con muchas otras palabras de origen catalán con elle pronunciadas por algunos hispanohablantes.

Quizá esos hablantes, en su desconocimiento, suponen que la elle catalana es como la inglesa o las de otras lenguas y se reduce también al sonido de la ele (l). Todavía no he sido capaz de descubrir por qué hay personas que creen esto, pero de todas formas debemos ir dándonos cuenta de cómo son las cosas en realidad. No hay razón alguna para suponer, sin analizar ni por un segundo el asunto, que la elle catalana es diferente a la castellana, sobre todo cuando ambas lenguas son tan parecidas (comparten origen y mucho más, porque de hecho llevan muchos siglos conviviendo estrechamente).

Por todo lo explicado anteriormente, se desaconseja emplear la incoherente y arbitraria forma *alioli en lugar de allioli, forma mucho más acorde con la pronunciación original y las características de nuestra lengua.

Véase también
Formas correctas e incorrectas
Fonética (básico)

Números ordinales abreviados: consideraciones vitales

Este artículo complementa a mi artículo completo sobre los métodos de abreviación y los símbolos y a la lista de abreviaciones y símbolos comunes y consideraciones vitales.La razón de ser de este artículo surge de la relativamente frecuente confusión que parece existir al emplear abreviaturas, en este caso en relación a los números ordinales, que a menudo se abrevian innecesariamente y de manera, además, incorrecta.

• La expresión ordinal viene de orden y significa ‘perteneciente o relativo al orden’, por lo que no debe confundirse con cardinal. Los números ordinales son aquellos que denotan una posición respecto de otra, mientras que los cardinales son aquellos números que representan una cantidad determinada; por ejemplo, quinto es ordinal, cinco es cardinal.

No deben confundirse como ordinales las formas propias de los numerales fraccionarios o partitivos, aunque haya algunas expresiones en apariencia iguales en ambos significados. Como se ha explicado, los números ordinales indican posición, mientras que los fraccionarios representan en cuántas partes se divide un total. Así, para garantizar la coherencia en ningún caso debe decirse, por ejemplo, *el catorceavo piso en lugar de el decimocuarto piso; aunque décimo, por ejemplo, se dice igual: décimo piso.

• Como con el resto de métodos de abreviación, debemos siempre preguntarnos y considerar si la abreviación es realmente necesaria. En la mayoría de casos no lo es, pues las abreviaturas solo deberían emplearse, como norma general, en textos donde el ahorro de espacio sea imperativo. Así, siempre que sea posible debemos escribir la expresión completa (por ejemplo, vigesimoquinto en lugar de 25.º).

Las abreviaturas deben llevar en prácticamente todos los casos punto abreviativo, y los números ordinales en forma de abreviatura no son excepcionales, así que el punto debe escribirse siempre, y se coloca entre la cifra y la letra volada: 7.º (séptimo). De lo contrario, además de no ser una escritura coherente con la norma, algunas expresiones podrían confundirse con otras, como los números ordinales con o volada (º) con cantidades con el símbolo de grados (°), ya que ambos elementos son muy parecidos. Lo que aparece pulsando el botón a la izquierda del 1 en el teclado es una o volada; el símbolo de los grados puede escribirse, entre otras maneras, manteniendo Alt y pulsando 0176 en el teclado numérico. Las letras voladas pueden escribirse subrayadas o sin subrayar según la tipografía o la preferencia, pero debe escribirse siempre el punto en cualquier caso, ya que, contrariamente a una creencia popular, la norma establece claramente que subrayar no exime de escribir el punto. Para más simplicidad y claridad, personalmente recomiendo no subrayar nunca las letras voladas de las abreviaturas de números ordinales, ya que no tiene ninguna utilidad.

Debe haber siempre concordancia entre las letras voladas de la abreviatura y el contexto de la expresión abreviada. Las letras voladas son en la mayoría de casos la o (º) o la a (ª), aunque en algunos casos, como la apócope primer en lugar de primero, o tercer en lugar de tercero, se escriben las dos últimas letras, 1.er, 3.er, 21.er, 23.erDe la misma manera que no debe emplearse la o para formas femeninas ni la a para formas masculinas, no debe utilizarse la º ni la ª para formas apocopadas o en plural, sino er u os/as, respectivamente. Si no fuera posible escribir letras voladas o no se supiera cómo (ver más abajo), la expresión numérica podría abreviarse como números romanos o, mejor, escribirse de manera completa (método que también evita el uso superfluo de abreviaturas).

No es correcto escribir en español al modo de las abreviaciones inglesas, por ejemplo, 1st, 2nd, 3rd, 7th…, por ser totalmente innaturales e incoherentes en castellano.

• En el caso de los números ordinales, pueden abreviarse usando también números romanos: por ejemplo, IV por cuarto. Este uso de los números romanos, sin embargo, se limita tradicionalmente a casos concretos como la expresión de siglos, dinastías, títulos…

• Sin embargo, no deben mezclarse bajo ningún concepto los elementos gráficos de las abreviaturas con los números romanos. Así, es totalmente incorrecto escribir números romanos con letras voladas.

Aunque los ordinales estén expresados en forma de abreviatura, o en números romanos, deben leerse como ordinales, y no como cardinales. Algunos hablantes leen los números ordinales abreviados como cardinales en algunos casos, especialmente a partir del décimo, por ser este método más sencillo y rápido. Por ejemplo, siglo VI debería leerse siglo sexto, aunque también podría decirse siglo seis (siglo número seis), pero no sería recomendable por ser un número ordinal (escrito abreviado en números romanos), y especialmente por ser menor de diez.

No es correcto emplear números inequívocamente ordinales como cardinales, estén abreviados o no; por ejemplo, puede decirse piso (número) seis, pero no *seis piso (debería ser sexto piso); de esta norma pueden excluirse excepcionalmente acontecimientos, aniversarios o celebraciones: aniversario (número) veintidós, o veintidós aniversario, aunque mejor vigesimosegundo aniversario.

Escritura de letras voladas en ordenadores

Para escribir er o cualquier otro carácter como letra volada puede usarse el siguiente código HTML:

HTML voladas

Sin embargo, este método evidentemente solo sirve para tal lenguaje informático, por lo que en cada caso deberá considerarse la mejor manera de escribir la expresión.

En algunos programas procesadores de texto como Word esto puede conseguirse cambiando el estilo de la selección (en este caso er) a Superíndice. No debemos referirnos, sin embargo, a las letras voladas como superíndice.

Véase también
Abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos: lista y consideraciones vitales
Abreviaturas, siglas, acrónimos y símbolos
Los números ordinales en el Diccionario panhispánico de dudas en línea
Los números cardinales en el Diccionario panhispánico de dudas en línea

Última edición: 11 de marzo de 2016.